Se pierden las esperanzas de encontrar una cura para el sida

 

Los descubrimientos que ha aportado un trabajo de investigación sobre el sida del doctor Robert Siciliano-de la Universidad Johns Hopkins– parecen sugerir que, de momento, las esperanzas de encontrar una cura a la enfermedad son inútiles.
Según éste, las nuevas combinaciones de fármacos no eliminan el virus. Incluso en los casos en los que desaparecían todos los indicios de su presencia, el virus seguía “escondido” y si el enfermo dejaba de tomar las medicinas la enfermedad volvía a reaparecer.
Ello llevó a varios científicos a iniciar un trabajo con el fin de averiguar los posibles lugares donde el virus podía esconderse. Y los resultados han sido muy desalentadores: el virus penetra en el principal lugar del sistema inmunológico, las células de la memoria inmunológica, convirtiéndose en un mecanismo perfecto para lograr la supervivencia.
Esas células son de vital importancia para que el organismo no vuelva a sufrir las mismas enfermedades varias veces. El VIH se mantiene en ella en estado latente. El significado de este comportamiento podría ser que la infección durase toda la vida del enfermo. Las células de la memoria mueren pero a un ritmo muy lento: 73 años. Por ahora no se conoce ninguna sustancia capaz de acelerar ese proceso.