Se querellan contra el Dr. Esteban Morcillo y la Real Academia de Medicina de Valencia

Siete mujeres afectadas por el Agreal

Estafa, cohecho, falso testimonio, falsedad en la narración de los hechos, tráfico de influencias y delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales: tales son las graves acusaciones que figuran en la querella que contra el catedrático y rector de la Universidad de Valencia Dr. Esteban Morcillo Sánchez y la Real Academia de Medicina y ciencias afines de la Comunidad Valenciana han presentado en un Juzgado de Instrucción de Valencia -que la ha aceptado- siete mujeres afectadas por el Agreal, medicamento para aliviar los síntomas de la menopausia comercializado en España por Sanofi-Aventis hasta su prohibición en septiembre de 2005.

Tal ha sido la reacción de las siete afectadas ante la sentencia emitida por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Valencia el pasado mes de febrero que absolvió al laboratorio sin entrar en el fondo del asunto por entender que no se había probado la relación causal entre el medicamento y los daños alegados, que no se trataría de “daños continuados” sino de daños duraderos o permanentes y que además la responsabilidad civil del laboratorio habría prescrito a los tres años. Juzgado que rechazó valorar un dossier confidencial del laboratorio obtenido por las denunciantes alegando que se había entregado “fuera de plazo”. Lo único admitido fue que había deficiencias en el prospecto del fármaco.

El juez no entró además a valorar la relación de causalidad entre la ingesta del fármaco y los daños que presentan las mujeres debido al informe pericial que hizo el Dr. Esteban Morcillo que fue sobre lo que el fiscal basó luego sus argumentaciones. Informe que en opinión de los abogados del Bufete Almodóvar & Jara que representa a esas mujeres carecía de rigor, calidad científica e imparcialidad y obviaba el informe confidencial rechazado luego por el juzgado que fue obtenido gracias al Defensor del Pueblo Europeo. De hecho en el dossier confidencial no valorado por el juzgado el propio laboratorio reconoce que Agreal no debe darse durante más de tres meses y sin embargo el Dr. Morcillo afirmó como perito que podía darse durante dos años; de ahí la querella.

Como nuestros lectores recordarán el Agreal -medicamento recetado por decenas de miles de médicos de todo el mundo para “aliviar” los síntomas de la menopausia- dejó de dispensarse en nuestro país en septiembre de 2005 cuando el Sistema Español de Farmacovigilancia recibió de las agencias internacionales la notificación de que se estaban produciendo reacciones adversas severas y había que reevaluar el balance beneficio-riesgo de su componente activo: la veraliprida. Y es que se había constatado que su consumo provoca temblores, distonía, rigidez, parkinsonismo y discinesia tardía. Lo criminal es que ninguna de esas reacciones figuraba en el prospecto del fármaco que se vendía en España a pesar de que sí se reflejaban en los prospectos de Portugal, Francia, Bélgica e Irlanda.

Es más, existen cuatro sentencias del Tribunal Supremo según las cuales Sanofis Aventis no ofreció la información adecuada en el prospecto y ocultó sus efectos -conociéndolos- a las consumidoras.