Se suspende cautelarmente la sanción a la Dra. Isabel Bellostas

La decisión de la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de Madrid de inhabilitar profesionalmente a la Dra. Isabel Bellostas durante 364 días por alertar de los peligros de las vacunas -cuando éstas están reconocidas hasta en sus propios prospectos así como por la FDA- fue suspendida cautelarmente por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 3 de Madrid el pasado dos de marzo de 2020. Su inhabilitación se había decidido el 13 de junio de 2019 confirmándola la Comisión de Recursos el 15 de octubre pero nunca se ejecutó al estar judicialmente recurrida.

Para Luis de Miguel Ortega, el letrado que la defiende, lo acaecido en este caso sentaba un precedente muy peligroso porque la decisión violaba los derechos fundamentales a la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la libertad de investigación de la doctora Bellostas así como su derecho a ejercer libremente su profesión sin olvidar que además suponía un claro atentado contra su buena imagen y su honor poniendo en entredicho su dignidad personal y profesional.

«La doctora Bellostas -declararía a nuestra revista al hacerse caso de su defensa- se limitó a informar al público de lo que sabe; no se ha inventado absolutamente nada. Cuando dice que hay relación entre autismo y vacuna no es algo que se haya inventado, es algo que es defendido por varios especialistas que han acreditado esa relación; no solo las vacunas, también otros tóxicos ambientales. Y cuando dice que no es bueno vacunar a las embarazadas tampoco se está inventando absolutamente nada sino constatando una realidad ya que hay muchos prospectos que dicen que no es bueno vacunar a las embarazadas. Incluso por un principio de prudencia no está de más decirlo. Es decir, no ha dicho absolutamente nada que no tenga base científica».

Hasta aquí la noticia. El lector tiene a su disposición en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Isabel Bellostas: «La vacuna de la hepatitis B debería ser inmediatamente retirada» apareció en el nº 198 donde esta pediatra e investigadora española explica en detalle su convencimiento de que existe relación directa entre la inoculación de la vacuna de la hepatitis B que se pone a los bebés nada más nacer y la bronquiolitis epidémica por lo que no entiende que se inocule de forma generalizada en los hospitales españoles, máxime cuando no es obligatoria (ninguna vacuna lo es en nuestro país). Es más, piensa que el actual sistema vacunal está siendo causa de otras muchas patologías.