Según el exorcista superior del Vaticano ¡el yoga puede provocar “posesión demoníaca”!

El sacerdote suizo Cesare Truqui, exorcista superior del Vaticano, asegura que la Iglesia Católica ha constatado un creciente aumento de personas poseídas por demonios y la razón es que cada vez más gente ve películas como las de la saga de Harry Potter y programas de televisión como True Blood y The Vampire Diaries mientras otras son poseídas por practicar yoga. Y es que para el padre Truqui el yoga es “satánico” y “conduce al mal tanto como leer a Harry Potter”.

El arzobispo Luigi Negri afirma por su parte que la homosexualidad de tantos curas es “otra señal de que Satanás está en el Vaticano”, opinión que corrobora el padre Amorth para quien los continuos escándalos sexuales en el seno de la iglesia es “signo claro de que el diablo está trabajando dentro del Vaticano”. Luigi Negri agregaría que el matrimonio homosexual, la adopción homosexual, la fecundación in vitro y muchas otras cosas son una evidencia del la existencia del mal en nuestra sociedad.

En fin, el caso es que la Iglesia Católica del siglo XXI está tan preocupada que ha tenido que habilitar a  más sacerdotes para expulsar demonios de personas poseídas duplicando el número de exorcistas que ha pasado de 6 a 12. Quizás porque desde septiembre de 2016 ya no cuenta entre sus filas con el sacerdote Gabriele Amorth, conocido exorcista que falleció en Roma de una afección pulmonar a los 91 años tras realizar a lo largo de tres décadas unos 70.000 exorcismos según dio a conocer en su día la Agencia Católica de Noticias (CNA por sus siglas en inglés). Nombrado en 1985  exorcista de la diócesis de Roma por el cardenal Ugo Poletti fundaría cinco años después -en 1990- la Asociación Internacional de Exorcistas, organización que presidió hasta su retiro en el 2000. C abe añadir que fue autor  de numerosos libros sobre la materia como Narraciones de un exorcista, Un exorcista cuenta su historia, Un exorcista: más historias, Exorcismo y psiquiatría y Memorias de un exorcista.

No tenemos constancia de que ninguna organización médica haya pedido que esos sacerdotes y quienes los amparan sean analizados por psicólogos o psiquiatras. Quizás la tesis de que el yoga pudiera ser demoniaco les seduzca.