Sin límites, los jóvenes se convierten en adultos inmaduros


Francia fomentará el ejercicio de la autoridad paterna 

El Gobierno francés ha anunciado una serie de medidas destinadas a fomentar entre los padres el ejercicio pleno de sus responsabilidades respecto a los hijos, especialmente en los casos de separación.
La ministra delegada francesa para la Familia y la Infancia, Ségoléne Royal, señaló que, sin confundir autoridad con autoritarismo, los padres deben asumir su responsabilidad educativa. Y sugirió que la falta de civismo y las conductas de riesgo de los jóvenes de hoy se deben –al menos, en cierta medida- a esa dejación. Hay que acabar –dijo- tanto con ese “dejar hacer” como con la relación “de amistad” que mantienen ciertos progenitores con sus hijos, motivada a menudo por la mala conciencia de algunos padres divorciados. Los padres deben y pueden ser amigos de sus hijos pero ante todo han de ser padres; ese sería el mensaje.
Royal asegura que sin barreras ni límites los jóvenes se convierten en adultos inmaduros y que, por tanto, los padres deben recibir mayor ayuda para poner su autoridad en práctica.
Entre las medidas previstas la ministra propone que los principales artículos del código civil relativos a la autoridad paterna y a la filiación sean leídos a los contrayentes durante la celebración del matrimonio y que las normas relativas a la autoridad paterna consten en el libro de familia.
Además se fomentará el ejercicio de la  autoridad por ambos padres, especialmente en los casos de parejas separadas o divorciadas. Entre las medidas presentadas está la de hacer llegar a ambos progenitores -aunque estos ya no convivan bajo el mismo techo- todos los documentos relativos a la situación escolar de sus hijos. Se pretende así evitar que aquellos padres que reciban a sus vástagos sólo el fin de semana o durante las vacaciones se sientan excluidos de la educación de sus hijos.