¿Son los alimentos refinados los causantes del acné?

 

Loren Cordain -profesora de Biología Evolutiva en la Universidad de Colorado (EEUU)- acaba de publicar una investigación en Archives of Dermatology según la cual el alto consumo de alimentos refinados provoca un aumento de la producción de insulina y del factor de crecimiento de la insulina (también llamado IGF-1), dos sustancias que pueden agravar el acné. Aumento de insulina que provoca a su vez un aumento de la producción de hormonas masculinas siendo eso lo que estimularía la segregación de sebo por parte de los poros. El IGF-1, por su parte, multiplica la producción de queratinocitos, células de la epidermis que constituyen una de las principales huellas de identidad del acné.
Este estudio va a intentar confirmarse con otro que se celebrará en unos meses sometiendo a 60 jóvenes durante 90 días a una dieta baja en hidratos de carbono a fin de comprobar cómo ello influye en el acné.  En suma, su causa parece estar en el consumo de cereales y azúcar refinados así como en el pan fabricado con harinas refinadas.
Otros trabajos habían demostrado ya la relación que el consumo de productos refinados puede tener con la miopía y con la aparición de la diabetes.