Tabaco: absurdo debate en los medios de comunicación

 

La entrada en vigor en España el pasado 2 de enero de la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco provocó tal número de comentarios sin sentido que nuestro director, José Antonio Campoy, en su condición de presidente de la World Association for Cancer Research (WACR), manifestaría públicamente que el debate sobre las nuevas disposiciones legales era “absurdo” ya que -afirmaría- “el Gobierno español no ha aprobado una ‘ley antitabaco’; quien afirma eso miente. La ley aprobada no limita ningún derecho a los fumadores: se limita a impedir que envenenen a otros. Además la ley aprobada no protege a los consumidores sino a la industria tabaquera de pleitos en los tribunales. El debate no está pues –añadiría– donde interesadamente lo han centrado quienes manipulan el tema: está en el hecho de que si bien se sabe que los cigarrillos provocan graves enfermedades -causadas por la nicotina, el alquitrán y el monóxido de carbono- y pueden llevar a la muerte a quienes los consumen lo que se le oculta a la gente – fumadores incluidos- es que se les está añadiendo de forma criminalmás de 300 sustancias adictivas y/o tóxicas disfrazadas de aromatizantes que al combustionar dan lugar a cerca de¡4.700 compuestos tóxicos! de los que al menos53 son cancerígenos. Que su comercialización sea pues legal-terminaría diciendo-es un escarnio. y que los empresarios responsables de este envenenamiento masivo así como las autoridades políticas y sanitarias que lo consienten no estén aún penalmente procesadas demuestra que nuestro sistema democrático está podrido”. Y terminaría diciendo: “Lo que deberían hacer quienes quieran seguir fumando es exigir a las tabaqueras que no envenenen sus cigarrillos y a las autoridades sanitarias y políticas que no lo consientan”.