Tomar aspirina para prevenir una patología cardiovascular o un cáncer es un error 

Muchos médicos recomiendan a personas sanas que ingieran una aspirina al día para prevenir un posible ataque cardiovascular o un cáncer. Pues bien, tal como denunciamos hace ya tiempo en esta revista explicando que nadie ha probado jamás eso acaba de constatarse que entre quienes así lo hacen no disminuye significativamente el número de muertes debidas a infarto o cáncer. Lo ha confirmado un estudio dirigido por investigadores británicos de la Universidad de Londres publicado en enero de 2012 en Archives of Internal Medecine. Los datos –obtenidos con una muestra de 100.000 personas- parecen sugerir una disminución del riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular de apenas el 10% pero a cambio aumenta en ¡un 30%! el riesgo de sufrir daños internos que pongan en peligro la vida. El estudio concluye que para las personas con buena salud tomar aspirina como preventivo entraña más riesgos que beneficios. Advirtiéndose que, entre otros problemas, puede provocar úlceras y lesiones en los ojos.
El estudio no ha encontrado tampoco nada que corrobore la gratuita afirmación de que previene las muertes por cáncer de colon, próstata o pulmón como sugerían otros estudios publicados en The Lancet.