Tomar paracetamol durante mucho tiempo puede llevar ¡a la muerte!

La ingesta de paracetamol durante mucho tiempo puede llevar ¡a la muerte! incluso tomando cantidades pequeñas ya que puede producir una sobredosis peligrosa y difícil de diagnosticar. Así se desprende al menos de un estudio coordinado por Kenneth Simpson en la Universidad de Edimburgo recientemente publicado en British Journal of Clinical Pharmacology tras analizar los datos de 663 pacientes ingresados entre 1992 y 2008 en el Hospital Royal Infimary de Edimburgo por daño hepático asociado a paracetamol. Y es que 161 de ellos lo habían tomado en pequeñas dosis a lo largo del tiempo; sencillamente, lo ingerían cuando algo les dolía. Según ese trabajo de investigación "los pacientes con dosis escalonadas presentaban más problemas cerebrales y necesitaron diálisis o respiración asistida. Siendo peores las complicaciones cuando las personas ingresaron en el hospital justo tras la sobredosis porque el riesgo de morir era alto y necesitaban un trasplante hepático".
Obviamente invitamos al lector a leer en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que dedicamos al paracetamolen el nº 106. En él ya advertimos de que “aunque para la gran mayoría de los profesionales de la salud el paracetamol es un fármaco considerado seguro -al contrario que el ácido acetilsalicílico y otros antiinflamatorios no esteroideos- porque no afecta a la agregación plaquetaria, ni a las mucosas gástricas, ni provoca reacciones alérgicas, ni presenta problemas de tolerancia puede provocar efectos adversos. Incluso a los fetos y a los niños”. Añadiendo luego que su ingesta puede provocar malestar, erupciones cutáneas, urticaria, dermatitis alérgica, mareos, vómitos, pérdida de apetito, ictericia, diarrea, dolor abdominal, niveles altos de transaminasas hepáticas, hepatotoxicidad (ictericia), hipoglucemia (especialmente en niños),trombocitopenia, agranulocitosis, leucopenia, neutropenia, anemia hemolítica, hipotensión, piuria estéril, efectos renales adversos y hasta shock anafiláctico. De hecho en algunos de los productos se dice claramente lo ahora constatado:“Puede dañar el hígado a dosis altas o en tratamientos prolongados”. A pesar de lo cual son muchas las personas que en cuanto les duele algo se toman un paracetamol… como si se tratara de un caramelo. Lo repetimos por enésima vez: los analgésicos y antiinflamatorios farmacológicos son peligrosos; incluida la popular aspirina.