Transforman células sanas… ¡en células madre cancerígenas!

 

Tras constatar que los genes activos en las células-madre embrionarias y en las células-madre cancerígenas los controlan los mismos reguladores biológicos un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford en California (Estados Unidos) dirigido por Howard Chang ha logrado convertir células sanas de piel en células madre cancerígenas. El trabajo acaba de aparecer en Cell Stem Cell y en él se ha demostrado además que las células madre cancerígenas son más parecidas a las células madre que se encuentran en los embriones que a las células madre adultas.
Los científicos comprobaron primero que había un gran grupo de genes que sólo estaban activos en las células embrionarias y no en las adultas, y después que esos mismos genes estaban activos en las células madre cancerígenas Y más tarde que los genes activos tanto en las células madre embrionarias como en las células madre cancerígenas están controlados por unos pocos reguladores biológicos. Siendo uno de ellos, el llamado Myc, el que ayuda a convertir las células normales de la piel en células similares a las embrionarias. Luego, al activar otros dos genes además del Myc, las células de la piel normales se transformaron en lo que parecían ser células madre cancerígenas. Y, de hecho, cuando se trasplantaron a ratones de laboratorio las células formaron tumores.
Para estos investigadores lo descubierto sugiere que cuando las células adultas se convierten en cancerosas se vuelven a reactivar los genes embrionarios. "Nuestro interés ahora –ha explicado Chang-es descubrir el mecanismo que convierte a una célula normal en una célula madre cancerígena”.
Hasta aquí la sorprendente noticia. Por nuestra parte sólo queremos recordar lo que venimos años afirmando: todo indica que las llamadas células cancerígenas no son un proceso maligno y patológico sino un mecanismo de supervivencia que el organismo pone en marcha cuando lo considera necesario. Y, por tanto, es un sinsentido atacar -hasta destruirlas- las llamadas células cancerosas. Invitamos al lector a leer el Editorial del nº 101 de la revista y el reportaje que en ese mismo número publicamos en páginas interiores.