Tratan el dolor de diversas enfermedades… comiendo insectos 

 

En la norteña provincia argentina de Santiago del Estero se está produciendo un extraño caso que tiene desconcertados a los médicos ya que centenares de sus habitantes están combatiendo el dolor de numerosas enfermedades –incluido el cáncer y el sida- comiéndose unos pequeños insectos negros llamados gorgojos llevados desde Alemania. Asimismo, son utilizados en casos de psoriasis, sinusitis, parkinson, diabetes, osteoporosis, artritis y asma. De hecho, afirman que a los diez días de haber comenzado a ingerirlos desaparece el dolor.

Mercedes Santillán, una de las personas que recomienda a sus pacientes tan singular terapia, explica que la razón de estas propiedades terapéuticas están en que, "al morir los gorgojos en el tracto intestinal segregan una enzima que tiene tres acciones: una sobre las células noplásicas y otra sobre el sistema inmunológico reactivándolo.” Y añade: “El efecto adormecedor que produce en el organismo se puede verificar ya en la lengua porque al morder el bichito se entra en contacto con los líquidos del coleóptero". En cuanto a las “dosis” explica que “se tiene que empezar comiendo uno por día hasta llegar a 70 y de allí iniciar una dosis regresiva".
La comunidad médica argentina no ha determinado aún si la eficacia de la ingesta de estos insectos es real o se debe a un efecto placebo