Un estudio que relacionaba el vino tinto con la ralentización del envejecimiento era falso

Dipak K. Das, exdirector del Centro de Investigación Cardiovascular de la Universidad de Connecticut (EEUU), se inventó gran parte de un estudio cuyas conclusiones indicaban que el resveratrol presente en las uvas y el vino tinto ralentiza el envejecimiento y la pulpa de la uva es tan cardiosaludable como su piel aunque sus propiedades antioxidantes sean diferentes. Así lo ha reconocido la propia universidad tras abrir una investigación -al recibirse una denuncia anónima- y constatar ahora que 145 de los datos del estudio estaban inventados o fueron manipulados. Lo singular es que once revistas “científicas” se hicieron eco del trabajo, entre ellas Antioxidants & Redox Signaling en la que Dipak K. Das fue nada menos que editor Jefe. Resulta que la investigación la había promovido una empresa que fabrica resveratrol bajo el nombre de Longevinex y el propio Das llegó a promocionar el producto como “la próxima aspirina” en un vídeo de promoción.
Un caso más que demuestra la sinvergonzonería que existe en este ámbito y hace replantearse todos los trabajos efectuados por ese individuo aunque pueda ser injusto. De hecho a principios de 2008 él mismo dirigió una investigación sobre el brócoli y la conclusión es que su consumo parece favorecer que el cuerpo produzca una proteína llamada thioredoxin que protege el corazón.Conclusión que ahora queda en entredicho dada la catadura moral del personaje.