Un estudio relaciona las migrañas con la climatología 

 

Al menos la mitad de las personas que padecen migraña están convencidas de que el clima juega en su problema un factor importante. Esa es la razón de que un grupo de científicos dirigidos por el doctor Werner Becker, de la universidad canadiense de Calgary, se decidiera a comprobar qué hay de cierto en esa afirmación popular estudiando el efecto de los vientos canadienses chinooks. Pues bien, según los resultados del estudio el cambio climático tiene, efectivamente, una clara relación con el comienzo de las migrañas.
De los 75 pacientes estudiados, 32 tenían más migrañas durante los días en que soplaban los vientos chinooks que durante los días de calma. Esta relación era aún más directa en los pacientes de la tercera edad.
La importancia del estudio -según los expertos- reside en el hecho de que al conocer los factores por los que pueden comenzar las migrañas se puede ayudar a los neurólogos a desarrollar tratamientos. Además, cuantas más causas se conozcan más cerca se estará de impedirlas.