Un extracto de lirio ayuda a combatir el cáncer

 

La ciclopamina, sustancia presente en el lirio salvaje o Veratrum californica, parece ser eficaz en el tratamiento de una amplia variedad de tumores. Así se desprende de dos ensayos recientes llevados a cabo por científicos estadounidenses tanto con células cancerosas en laboratorio como con ratones.
En uno de los ensayos –realizado en la Universidad Johns Hopkins- se demostró que la ciclopamina bloquea una proteína implicada en el desarrollo del cáncer de esófago, estómago y páncreas. Tras 12 días de tratamiento el tamaño de los tumores era notablemente inferior en los ratones que habían recibido la sustancia que en el grupo de control.
En el segundo de los trabajos –desarrollado en el Hospital General de Massachusetts en colaboración con investigadores de la Universidad de Harvard- se constataron efectos similares aunque sólo se probó en tumores pancreáticos.
Los especialistas son cautos de momento sobre sus posibilidades porque el lirio salvaje –o lirio de la pradera, que también así se le llama-, planta muy común en las praderas del oeste de Estados Unidos, puede provocar problemas neuronales o de tipo congénito. Al menos así sucede en los animales que pastan en esos campos.
Cabe añadir que la ciclopamina ya había demostrado su capacidad para detener el daño provocado en los pulmones por el tabaco e, incluso, su utilidad en casos de meduloblastomas, unos de los tipos de tumores más agresivos en niños.