Un gen provoca la autodestrucción de las células cancerígenas

 

Científicos norteamericanos han descubierto una nueva pista que puede ayudar a mejorar la diagnosis y el tratamiento del melanoma maligno, la forma más mortífera de cáncer de piel.
El melanoma es uno de los cánceres más agresivos porque no responde al tratamiento con quimioterapia y se extiende de manera muy rápida a otras partes del cuerpo pero un grupo de investigadores del New York´s Cold Spring Harbor Laboratory han descubierto el porqué de la resistencia del melanoma a los tratamientos anticancerígenos.
La respuesta para luchar contra este terrible mal está en un gen llamado Apaf-1 que provoca la autodestrucción de las células cancerígenas en un proceso llamado apóptosis. En los tumores de melanoma este gen no se encuentra activado con lo que las células cancerígenas no se autodestruyen y son el origen de los tumores.
Hasta ahora el porqué de la resistencia del melanoma a la quimioterapia había sido un misterio pero los científicos descubrieron que en el 42 por ciento de los casos de enfermos de cáncer de piel este gen no estaba activo, lo que puede ser la explicación.
Los casos de melanoma maligno han aumentado de forma alarmante en el mundo, especialmente en los países cálidos.