Un masaje en lugar de un antiinflamatorio

La inflamación y el dolor muscular que se sienten tras realizar un ejercicio intenso desaparecen con un simple masaje en la zona durante diez minutos porque al mejorar en ella el riego sanguíneo se reduce la rigidez de los tejidos y con ellos disminuye la inflamación y la sensación de dolor. Algo que cualquier deportista sabe aunque no se hubiera demostrado “científicamente”… hasta ahora. Porque un equipo de investigación de la Universidad McMaster de Canadá coordinado por Mark Tarpolsky acaba de constatarlo con untrabajo recién publicado en Science Translational Medicine.
Para ello seleccionaron a 11 varones jóvenes que realizaron un ejercicio muy intenso tras el cual se les dio masaje durante 10 minutos en una sola de las piernas. Y a continuación biopsiaron dos veces  ambas piernas, una a los 10 minutos y otra a las dos horas y media. Pues bien, analizadas las muestras de tejidos por  Simon Melov -experto del Instituto de Investigación Buck (EEUU)- éste comprobaría que en las células musculares de la pierna masajeada había menos citoquinas inflamatorias y se había promovido la biogénesis de mitocondrias. Constatando que los efectos de dar un masaje de apenas 10 minutos son similares a los que se obtienen con  los antiinflamatorio no esteroideos (AINES), fármacos que absurdamente muchos utilizan para el dolor y la inflamación muscular; ¡y sin los graves efectos secundarios de éstos!
Según Tarpolsky el masaje debería ser pues la principal terapia no sólo tras un ejercicio físico intenso sino en toda lesión muscular así como en cualquier patología inflamatoria crónica en lugar de los antiinflamatorios y analgésicos que tan alegre como inconscientemente muchos médicos recetan.