Un nuevo centro podría revolucionar la medicina

Acaba de inaugurarse en la Facultad de Medicina del Hospital de St George's en Tooting -al sur de Londres-, un nuevo Centro de Biómica, primero en el mundo dedicado exclusivamente a la Genónica, la Proteómica, la Metabolómica y la Transcriptómica en su aspecto clínico, cuatro nuevas especialidades con las que se intentará curar todo tipo de enfermedades -desde el cáncer hasta la neumonía- con tratamientos desconocidos hasta ahora. A las ciencias "-ológicas"  les van a suceder las "-ómicas".
El Proyecto Genoma Humano ha revolucionado las ciencias biomédicas. Los investigadores no sólo disponen de la secuencia completa del genoma humano y de muchos de los organismos que causan las principales enfermedades sino de la tecnología que les permite avanzar mucho más deprisa en sus campos científicos.
La Genómica es la disciplina que estudia el genoma humano. Con los datos proporcionados por la secuenciación del genoma, el Centro de Biómica cuenta con todas las instalaciones para estudiar e investigar las causas genéticas de muchas enfermedades corrientes, desde la fibrosis quística hasta la hipertensión.
La Proteómica estudia las proteínas y su función en las células y los tejidos del cuerpo humano. Puesto que las células responden continuamente a los estímulos del medio y las proteínas son "las fábricas" de las células, el proteoma cambia constantemente para reflejar esos cambios. Con los avanzados instrumentos del Centro de Biómica -que crean las condiciones estrictamente controladas para el crecimiento de las células- los científicos pueden conseguir datos muy valiosos sobre la biología molecular de las células y organismos vivos (por ejemplo, qué pasa para que se produzca y se desarrolle una enfermedad).
La Metabolómica estudia los metabolitos, unos productos químicos muy importantes para el cuerpo. Cada célula humana contiene miles de metabolitos y cada enfermedad tiene su particular signatura metabólica. El laboratorio de Metabolómica del Centro de Biómica dispone de instrumentos que pueden medir simultáneamente la cantidad de miles de metabolitos. En un reciente experimento realizado en St. George's se descubrió que las células cancerosas se autoestimulan para crecer más rápidamente. La Metabolómica va a ayudar a los investigadores a descubrir nuevos medicamentos para luchar contra esas enfermedades.
La Transcriptómica utiliza "chips genéticos" para investigar la función de cada uno de los genes y combinaciones de genes que hay en cada célula. Supone el análisis a gran escala del ácido ribonucleico mensajero (ARNm) transcrito desde los genes activos (de ahí su nombre) para saber cuándo, cómo y en qué condiciones se expresan esos genes. El ARNm es el portador de la información genética para la síntesis de las proteínas. El Centro cuenta con una gran instalación para realizar estos análisis.