Un remedio popular es más eficaz en el tratamiento de las escaras que los modernos fármacos

 

El ungüento que tradicionalmente se ha usado en Finlandia para tratar las escaras -úlceras de la piel comunes en las personas con movilidad reducida- y que se hace a base a resina de abeto mezclada con manteca sin sal cura las escaras de forma más rápida y eficaz que los modernos fármacos. Lo acaba de demostrar un estudio dirigido por el doctor Arno Sipponen –publicado en la edición en Internet del British Journal of Dermatology– con 22 pacientes de los que 13 fueron tratados con ella y 9 con un antibacteriano moderno. Y es que en los primeros seis meses 12 de las 13 personas del primer grupo se restablecieron por completo mientras en el segundo sólo ocurrió así en 4 de los 9 tratados.
El ungüento se ha estado empleado durante siglos pero hasta ahora no había “ensayos clínicos” que “probaran su eficacia” (como si los resultados obtenidos durante siglos en miles de casos no fueran suficientemente significativos).
Sipponen decidió aliarse con varios colegas y crear la compañía Repolar Ltd. a fin de comercializarlo. Según afirma la resina de ese abeto es capaz de exterminar numerosas bacterias de la piel, incluida la mortal "superbacteria" SARM resistente a muchos antibióticos. Es más, asegura que también es eficaz contra los hongos cutáneos.
Ahora sólo falta averiguar por qué la mezcla es además capaz de regenerar los tejidos.