Un simple complejo multivitamínico… ¡eficaz en casos de SIDA!

 

Un amplio trabajo de investigación desarrollado por científicos de la Harvard School of Public Health -y que ha publicado The New England Journal of Medicine- demuestra que la simple ingesta de un complejo con vitaminas B, C y E mantiene al virus del SIDA en jaque reduciendo su progresión.
El equipo de la Escuela de Salud de Harvard empezó su trabajo en 1995 en Tanzania -nación donde se estima que casi 3 millones de personas tienen el virus- para comprobar hasta qué punto las vitaminas pueden fortalecer las defensas del organismo. Y decidieron probar dando vitaminas a mujeres embarazadas porque querían examinar de paso los problemas de salud relativos a la transmisión del HIV entre madre e hijo. Los resultados del estudio son importantes porque participaron 1.078 mujeres que fueron supervisadas -por término medio- durante casi seis años.
Divididas en cuatro grupos, al primero se le dio una píldora que contenía vitaminas B, C, y E, al segundo ese complejo y además vitamina A, al tercero sólo vitamina A y al cuarto un placebo.
Bueno, pues los investigadores constataron que las que habían tomado las vitaminas B, C, y E presentaban los mejores resultados: su sistema inmune se había fortalecido y los niveles del virus del SIDA eran más bajos.
Los vendedores de fármacos antirretrovirales y los científicos a los que pagan han “advertido” rápidamente de que no se trata de un tratamiento que sustituya a los suyos y sólo sirve para “complementarlo”. Claro que aún está por demostrar que los famosos fármacos antirretrovirales sirven realmente para algo a pesar de las continuas campañas de marketing en ese sentido que suelen recoger siempre acríticamente tantos medios de comunicación…   
Nuestros lectores recordarán que en marzo de este año dimos a conocer la noticia de que el Gobierno sudafricano había decidido dar a elegir a sus soldados entre tratarse el Sida con antirretrovirales… o con productos naturales como el ajo, la cebolla, el aceite de oliva y el boniato en el convencimiento de que la mezcla de esos alimentos refuerza notablemente el sistema inmune y puede ayudar notablemente a los enfermos. Bien, si alguien pensaba que se trataba de una chaladura debería empezar a reflexionar…