Un tomate genéticamente modificado que contiene el triple de vitamina A

 

El profesor Peter Bramley, de la Universidad de Londres, ha logrado mediante técnicas de manipulación genética un tipo de tomate tres veces más rico en betacaroteno o vitamina A.
La verdura ha sido diseñada además de tal manera que permite que la vitamina se mantenga inalterable mucho tiempo después del envasado del producto. Bramley asegura que los cambios genéticos que produce el consumo regular de estos potentes tomates pueden durar en el consumidor, al menos, cuatro generaciones.
Falta probar si el nuevo super-tomate es totalmente seguro para el consumo humano.