UNA BACTERIA DIO AL CIELO SU COLOR AZUL HACE 2.500 MILLONES DE AÑOS

 

Un grupo de investigadores australianos han podido datar el momento en el que las primeras formas de vida empezaron a cambiar la cara del planeta. Según un artículo aparecido en el último número de la revista Nature, científicos del Servicio Geológico Australiano han encontrado fósiles químicos de la cianobacteria (literalmente, bacteria azul) en rocas de 2.500 millones de años de antigüedad. Este microorganismo produce energía y oxígeno a partir de la luz del sol.
Los científicos australianos aseguran que la producción de oxígeno por parte de esta bacteria es la que, literalmente, dio al cielo el color azul que conocemos. Antes de que la cianobacteria evolucionara en la Tierra, la atmósfera de nuestro planeta estaba formada por hidrógeno, monóxido de carbono y -probablemente- metano, gases tóxicos para la mayor parte de formas de vida actuales. Y fue en este ambiente hostil en el que se desarrolló la cianobacteria, aseguran los investigadores australianos. Gracias a la acumulación de oxígeno en la atmósfera las diferentes formas de vida pudieron evolucionar.
Actualmente todavía es posible encontrar las cianobacterias en las superficies de lagos y mares. Los investigadores australianos afirman que hace unos 1.000 millones de años estos microorganismos empezaron a establecer relaciones simbióticas con otras células para formar nuevas formas de vida que se aprovechaban de la capacidad de producción de energía y oxígeno de la bacteria. El cloroplasto -la parte de las células vegetales que produce la fotosíntesis y que confiere a las plantas su color verde- es, de hecho, una cianobacteria.