Una enzima consigue frenar la extensión de las células con leucemia

 

Científicos de la Universidad de Tokio han descubierto un nuevo método de luchar contra la leucemia basado en una enzima que hace que las células responsables de la enfermedad se maten a sí mismas, según la revista Nature.
La enzima, que ya sido probada con éxito en ratones, consigue de este modo prevenir la expansión de las células leucémicas. Para el experimento, los investigadores japoneses inyectaron estas células en dos grupos de ratones. Transcurridas 14 semanas, aquellos que habían sido tratados con la enzima se encontraban totalmente sanos mientras el resto había muerto.
La proteína -que pertenece al grupo de las ribozimas- actúa sobre el ácido ribonucleico de las células programándolas para su propia destrucción. El descubrimiento supone una nueva vía de esperanza para la lucha contra la leucemia aunque los investigadores advierten que aún queda mucho trabajo por realizar antes de que la enzima pueda ser utilizada en tratamientos para el ser humano.