Una manzana al día reduce los riesgos de embolia

 

Comer una manzana diaria reduce las posibilidades de sufrir una embolia. Aunque los expertos no saben por qué se producen exactamente esos efectos beneficiosos creen que puede deberse al papel de los ácidos fenólicos presentes en ellas.
Los ácidos fenólicos son un tipo de antioxidantes que combaten los radicales libres.