UNA MUTACIÓN GENÉTICA PODRÍA SER LA CAUSA DE LA SORDERA HEREDITARIA

 

Científicos estadounidenses de la Universidad de Iowa afirman que la sordera congénita podría deberse a una mutación genética específica. En un estudio, el Dr. Glenn E. Green y su equipo descubrieron que el 35% de los niños sordos estudiados tenían un defecto en el gen llamado GJB2; además, este gen también estaba presente en casi la mitad de los familiares que tenían más de un hijo con problemas auditivos.
Según las conclusiones del estudio, las mutaciones que se dan en el gen GJB2 serían la causa más común de la sordera congénita hereditaria. El hallazgo -afirman los expertos- puede servir para detectar de manera más temprana los problemas de audición en los recién nacidos.