Una píldora con cámara podría sustituir a las endoscopias

Un nuevo método desarrollado por científicos británicos podría acabar con las molestas y dolorosas endoscopias. Se trata de una cámara instalada en una cápsula que puede tragar el paciente. De esta forma -prácticamente indolora- el médico puede obtener imágenes de los intestinos del paciente sin que tenga que ser hospitalizado y sin sufrimiento.
La primera ventaja de la “cápsula endoscópica” -desarrollada por el Hospital Real de Londres- es que es muy pequeña (11 x 30 mm.), indolora y no requiere que se le introduzca al paciente un cable de fibra óptica. Las imágenes se transmiten a un grabador portátil que lleva el paciente en su muñeca.
Otra de las ventajas es que el paciente no tiene que ser hospitalizado.
Es más, después de ingerir la píldora se puede ir a casa ya que desde el hospital se pueden ver las imágenes y un médico puede determinar si hay problemas.
La píldora permanece en el interior del paciente durante un día y proporciona seis horas de alta calidad de imágenes del estómago así como del intestino delgado y grueso.
El método está en su fase de pruebas médicas y ha sido  utilizado sólo en diez pacientes voluntarios. Se prevé que dentro de un año pueda comercializarse.