Una taza diaria de té reduce el riesgo de deterioro cognitivo

Beber té a diario reduce un 50% el riesgo de deterioro cognitivo en las personas mayores, porcentaje que llega al 86% en el caso de quienes tienen riesgo genético de padecer alzheimer por tener el alelo E4 en el gen APOE. Al menos así se asevera en un estudio del Departamento de Medicina Psicológica de la Escuela de Medicina Yong Loo Lin de la Universidad Nacional de Singapur  dirigido por Feng Lei tras analizar a 957 personas chinas de 55 años de media a lo largo de varios años. Lo llamativo del trabajo es que según sus datos el papel neuroprotector de la función cognitiva se logra con cualquier tipo de té y no necesariamente con el verde y se debe a las catequinas, teaflavinas, tearubiginas y L-teaninas presentes en sus hojas, compuestos bioactivos con potencial antiinflamatorio y antioxidante.

El trabajo, titulado Tea consumption reduces the incidence of neurocognitive disorders: Findings from the Singapore longitudinal aging study (El consumo de té reduce la incidencia de trastornos neurocognitivos: hallazgos de un estudio longitudinal sobre el envejecimiento en Singapur) se publicó en 2016 en The Journal of Nutrition Health and Aging.