Uno de cada cuatro fármacos daña la flora intestinal

Que los antibióticos destruyen bacterias benéficas además de las patógenas es bien sabido pero ahora se ha comprobado que el 25% de los fármacos más consumidos -203 de los 835 analizados- reduce el crecimiento bacteriano de nuestro microbioma. Entre ellos las estatinas para reducir el colesterol, los inhibidores de la bomba de protones -como el Omeprazol-, los antiinflamatorios, los antihistamínicos, las píldoras anticonceptivas, los fármacos para la disfunción eréctil, los inmunosupresores, los antieméticos, los antipsicóticos y algunos medicamentos para la diabetes.

El trabajo lo ha efectuado un equipo del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) de Heidelberg (Alemania) coordinado por la Dra. Maier y según el mismo hay fármacos que dañan a una sola variante bacteriana y otros a decenas siendo eso lo que habría ahora que investigar en cada caso.

En definitiva, en lugar de plantearse acabar de una vez con esos fármacos de síntesis lo que sugieren es ¡aprovechar sus capacidades antibacterianas para usarlos también como antibióticos!

Lamentable.