Uno se recupera mejor tras una operación quirúrgica si está en una habitación soleada

 

Las personas que se han sometido a una operación quirúrgica se recuperan mejor si el postoperatorio tiene lugar en una habitación soleada. Un grupo de investigadores de la Universidad de Pittsburgh (EEUU) ha constatado que el dolor y el estrés son significativamente menores al punto de precisar un 22% menos de analgésicos que quienes se hallan en habitaciones no soleadas. Y ello se percibe sobre todo entre las personas menores de 50 años que son las que suelen experimentar más molestias postquirúrgicas.
Las conclusiones se obtuvieron tras evaluar a 89 personas que acababan de someterse a una intervención de cirugía lumbar o cervical, la mitad de las cuales fue instalada después en habitaciones soleadas y la otra mitad en habitaciones semejantes pero sin sol. Luego se controló su consumo de analgésicos y se les sometió a cuestionarios psicológicos tanto al día siguiente de la intervención como al recibir el alta.
Cabe añadir que ya antes se había constatado –el estudio lo publicó Roger Ulrich en Science- beneficios similares con el uso de técnicas de relajación y música.