Usar el móvil antes de dormir afecta a la calidad del sueño

 

Jan Van den Bulck, investigador de la Universidad de Lovaina (Bélgica), ha efectuado un estudio -publicado en Sleep- que demuestra que usar el teléfono móvil tras meterse en la cama por la noche aumenta la sensación de cansancio al levantarse entre tres y casi seis veces. Para saberlo analizó a 1.656 jóvenes a los que dividió en dos grupos, uno con una edad media de 13,7 años y otro de 16,9. Pues bien, primero constató que sólo el 38% no usaba el teléfono móvil una vez en la cama. Y luego, que entre los que lo usaban al menos una vez por semana el cansancio matutino aumentaba -de media- 3,3 veces y entre los que lo usaban más de una vez 5,5 veces. Y también influía el horario. El cansancio es mayor si se utilizaba el teléfono entre medianoche y las tres de la mañana.
A lo cual hay que añadir los potenciales peligros graves que las radiaciones que emiten los móviles pueden provocar como ya hemos denunciado varias veces. De ahí que volvamos a recordar a los padres que la moda de regalar a los niños móviles es, hoy por hoy, una estupidez de la que muchos pueden arrepentirse antes de lo que piensan.