Vergonzosa decisión del Ministerio


Sanidad retira de la venta 197 plantas alegando que pueden ser peligrosas por su  toxicidad 

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha decidido prohibir en España la comercialización libre de 197 plantas “en razón de su toxicidad” y “a fin de garantizar un elevado nivel de protección para la salud de los consumidores”. La Orden, que fue aprobada el 28 de Enero y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 6 de febrero, entrará en vigor el 6 de mayo.
El uso y comercialización de las mismas se restringe desde ahora a la elaboración de especialidades farmacéuticas, fórmulas magistrales, preparados oficiales, cepas homeopáticas e investigación. Es decir, como las plantas no pueden patentarse se ha decidido restringir su uso en beneficio exclusivo de las multinacionales farmacéuticas para que se queden también con los beneficios de sus propiedades terapéuticas, como ya hemos denunciado varias veces. De hecho, el Ministerio reconoce en la propia Orden que ello se hace ante “el auge del comercio y uso de plantas con fines medicinales que se está produciendo en los últimos años".
Entre las plantas ahora prohibidasse encuentra la efedra, el helecho macho, la hiedra, el heliotropo, el acebo, la lechuga salvaje, el romero silvestre, el crisantemo, la mandrágora, el ricino, la cáscara sagrada, el tejo común, la cicuta, el crisantemo, el regaliz americano o el muérdago. Y para justificarlo se incluyen en la lista plantas que actualmente están ya bajo control de los órganos fiscalizadores en materia de drogas como es el caso del cáñamo (cannabis), el peyote, el mescal o la amapola adormidera (de ésta última de se extrae el opio).
Además, para poder utilizar estas plantas en medicamentos éstos deberán a partir de ahora obtener la autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, el órgano de control oficioso de las farmacéuticas para decidir a quién se autoriza un fármaco y a quién no. El negocio debe estar bien controlado.
La orden ministerial, según fuentes de ese departamento, precede a un próximo decreto sobre plantas medicinales que está pendiente de desarrollar (se prevé que se apruebe en año y medio) “para dar cumplimiento a la directiva europea que se aprobará el próximo mes de marzo”. Algo, añadiremos nosotros, que está por ver. Porque la famosa “directiva” ha sido recurrida ante los tribunales y todo apunta a que va a tener que ser retirada. Millones de personas en Europa han empezado a movilizarse contra esta maniobra vergonzosa de las multinacionales farmacéuticas.
Terminamos con unas preguntas de puro sentido común: si se sabía que las plantas retiradas eran tóxicas, ¿cómo se ha estado permitiendo la venta libre de muchas de ellas hasta ahora? Es más, ¿cómo se sigue permitiendo su venta hasta el 6 de mayo? Porque o son peligrosas o no lo son. Y si lo son la retirada debería haberse producido en cuanto se supo de su toxicidad. No haberlo hecho es un flagrante delito contra la salud pública. Que se lleve a los tribunales a los responsables. Y si en realidad no hay el peligro que se alega que se retire la orden y entonces se les lleve a los tribunales por prevaricación.
Exigimos que el Ministerio de Sanidad facilite a los españoles las “pruebas científicas” que apoyan su decisión. Incluidas los ensayos clínicos correspondientes en seres humanos. La verdad, que Ana Pastor suene como vicepresidenta en el futuro gobierno de Mariano Rajoy  si el PP gana las alecciones es un sarcasmo.