Vergonzoso: la FDA y EEUU autorizan el consumo de leche y carne de animales clonados

 

La Unión Europea y la FDA norteamericana han decidido aprobar el consumo de leche y carne procedente de animales clonados con la justificación de que los niveles de ácidos grasos, proteínas, aminoácidos, colesterol, lactosa, vitaminas A, C, B1, B2, B6 y B12, niacina, ácido pantoténico, calcio, hierro, fósforo y zinc encontrados en 600 de ellos -incluyendo vacas y cerdos- “parecían normales”. Y que animales sanos alimentados a su vez con carne y leche de otros clonados durante más de tres meses no presentaban problemas de salud (sólo reconocen que no hay suficiente información en el caso de las ovejas clonadas). La verdad sin embargo –y el propio informe de la FDA lo recoge porque no puede ocultarlo- es que muchos de los animales clonados –especialmente los terneros- nacen con alteraciones genéticas presentando obesidad, problemas respiratorios y gastrointestinales y un sistema inmune deficiente. A pesar de lo cual tienen la desfachatez de aseverar gratuitamente que su leche y carne suponen sólo ”un riesgo muy limitado". Agregando que esos problemas van además desapareciendo a medida que los animales crecen y que, por si acaso, los clones enfermos serán en cualquier desestimados gracias a los controles alimentarios a los que se someterá a las granjas.
¿Y a cuento de qué viene clonar animales? La excusa es que así se podrá lograr en el futuro que todos los animales destinados al consumo humano sean “animales de primera”. La verdadera razón es “patentar” tales animales, cobrar por ello y luego convencer a la gente de que son más seguros que los otros hasta que unas cuantas empresas conviertan el mercado de la leche y carne en un monopolio mundial. Una idea publicitaria que choca con la realidad de que el consumo de animales clonados es potencialmente muy peligrosa. No se deje engañar. Aunque lo peor es que durante los últimos años en Estados Unidos se ha estado ya  vendiendo legalmente semen de machos clonadosa muchos productores de carne. Y a ver quién controla ya eso.