VINCULAN UN GEN A LAS CONVULSIONES FEBRILES 

 

Las convulsiones febriles en la infancia podrían estar relacionadas con un gen en el cromosoma 2 según apuntan los resultados de un estudio norteamericano del que informa la publicación Annals of Neurology.
Estos ataques se asocian a la fiebre y son el tipo de convulsiones más comunes en los niños. En la búsqueda de su causa, un equipo de la Universidad de Utah (EE.UU.) estudió la confección genética de una familia local en la que 21 miembros padecían convulsiones febriles que habitualmente comenzaban entre los cinco meses y tres años y finalizaban a los seis.
Gracias al examen de 191 marcadores genéticos los investigadores localizaron el gen de la convulsión febril en una pequeña área del cromosoma 2 que han denominado FEB3. De acuerdo con el estudio, este área contiene varios genes que pueden estar relacionados con la manera en que las células cerebrales actúan.
Anteriormente, tres áreas en otros cromosomas se habían vinculado con formas  familiares de convulsiones febriles. Los investigadores de Utah creen que estas diferencias genéticas pueden influir en las variaciones de ataques febriles en distintas familias. Según el director del estudio, el Dr. Andy Peiffer, identificar en las familias los distintos genes que provocan la enfermedad y sus mutaciones podría conducir a significativos avances en la clasificación, causa y tratamiento de la epilepsia.