Vitaminas, sales minerales, aminoácidos…


El Consejo de Ministros aprueba la lista de sustancias que podrán añadirse a alimentos dietéticos 

El Consejo de Ministros aprobó en Septiembre un Real Decreto que regula la utilización de las sustancias que pueden añadirse para fines de nutrición específicos en los preparados alimenticios y dietéticos incorporando a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva comunitaria de 2001 que establece la lista de sustancias nutritivas -vitaminas, minerales, aminoácidos y otras sustancias- que pueden añadirse a los alimentos destinados a una alimentación especial (dietéticos) para garantizar que se satisfacen los requisitos de nutrición específicos de las personas a las que se destinan estos alimentos. Quedan excluidos los productos para lactantes, los preparados de continuación, los alimentos elaborados a base de cereales y los alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad, puesto que en estos casos las sustancias ya están establecidas con anterioridad en sus respectivas reglamentaciones específicas.

Seguridad

La elección de esas sustancias se ha basado, en primer lugar, en su seguridad; después, en su disponibilidad para uso humano y, finalmente, en sus características tecnológicas. La nueva disposición evita la utilización arbitraria de sustancias enriquecedoras en productos cuya composición se orienta a necesidades nutritivas específicas. Sus condiciones de uso deberán ajustarse a los requisitos fijados en las correspondientes Reglamentaciones Técnico-Sanitarias específicas que regulan los productos en los que se vayan a utilizar.
Los criterios de pureza aplicables serán los que estén especificados en la normativa comunitaria y, en caso de no figurar, serán los criterios reconocidos en la normativa española y, en su defecto, los recomendados por organismos internacionales. Además, se establece una prórroga hasta el 31 de marzo de 2004 de comercialización de los productos que no se ajusten a lo establecido en el presente Real Decreto.