Consecuencias negativas de los tratamientos hormonales para retrasar la pubertad y en cambios de sexo

Los tratamientos hormonales que se utilizan para retrasar la pubertad en los niños que no tienen claro si quieren ser varones o hembras -bien porque sus genitales no se corresponden con lo que realmente sienten, bien porque les han hecho creer que el género no es una cuestión biológica sino algo de elección libre que depende de su voluntad- están provocando graves problemas a quienes se someten a ellos. Causan entre otras disfunciones trastornos cardiocirculatorios, problemas óseos, dificultades psíquicas y mentales e, incluso, cáncer. Unos problemas que se ven especialmente magnificados en los niños que son sometidos tempranamente -con solo 8 o 10 años- a medicamentos bloqueadores de la pubertad.

Este reportaje aparece en
PORTADA-240
240
Septiembre 2020
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
241 | Octubre 2020
Cartas al director Editorial Ver número