Infiltraciones: cerco a las arrugas


Los rellenos faciales de las arrugas del rostro se están convirtiendo en uno de los tratamientos estéticos más solicitados del momento. Una revolución en el campo de la belleza que llega de la mano de una nueva generación de productos dermatológicos sin riesgo de alergias y que, implantados bajo la piel, consiguen rellenar las arrugas y surcos, aumentar el volumen de los labios y corregir las pequeñas cicatrices en una o dos sesiones. Y sin tener que alterar nuestra vida normal.

Fáciles y cómodos de implantar, sin la necesidad de someterse a pesadas pruebas alérgicas y con una duración cada vez más prolongada en el tiempo. Estas son algunas de las características de la nueva gama de materiales sintéticos con los que la medicina cosmética aumenta el volumen de los labios, corrige las pequeñas cicatrices del rostro y rellena las arrugas, especialmente en las zonas del rictus y el entrecejo.

Implantada mediante una jeringuilla de aguja muy fina, la infiltración es un método no quirúrgico y prácticamente indoloro, de gran eficacia a la hora de rejuvenecer nuestro aspecto. Aunque ha de ser realizada por un médico, aporta el beneficio de rellenar las arrugas o matizar las imperfecciones sin tener que someternos a intervenciones quirúrgicas de mayor envergadura (liftings) ni modificar nuestros hábitos de vida. En una o dos sesiones que no superan los veinte minutos las arrugas y cicatrices quedan notablemente mejoradas.

Hemos hablado del tema con el doctor Javier Mato, cirujano plástico y director de la Clínica Mato Ansorena de Madrid, quien nos ha explicado las razones por las que las infiltraciones o implantes dermatológicos se han convertido en uno de los tratamientos estéticos de mayor demanda por parte de personas de todas las edades.

¿A qué tipo de pacientes recomendaría un implante dermatológico? ¿Son las infiltraciones adecuadas para todo tipo de piel?

-Las infiltraciones se recomiendan no tanto en función del tipo de piel sino de los problemas que queremos corregir. Están indicadas especialmente para el relleno de surcos y arrugas y la corrección de pequeñas cicatrices en la piel del rostro como consecuencia de traumatismos o huellas dejadas por el acné.

-¿Qué tipo de surcos?

-Principalmente se usan para rellenar el rictus nasogeniano que va de la nariz a la comisura de los labios aunque también es útil para tratar algunas arrugas del entrecejo. En el caso de las arrugas horizontales de la frente las infiltraciones se utilizan menos por la posibilidad de que el producto infiltrado se encapsule y resulte desplazado por los efectos de la gravedad.

-¿Cuáles son las ventajas de las infiltraciones respecto al hilo de oro?

-Su mayor comodidad en la aplicación. El hilo de oro exige una cirugía menor, abrir un pequeño surco para introducirlo y puede llegar a notarse al tacto. Por eso considero que las infiltraciones son más cómodas, tanto desde el punto de vista del médico que las realiza como del paciente que recurre a ellas.

-¿También son adecuadas para atenuar las patas de gallo?

-Con las patas de gallo los resultados no son demasiado buenos ya que se trata de arrugas muy superficiales y existe riesgo de que el producto infiltrado pueda apreciarse a simple vista o blanquee la zona. Por eso, para las patas de gallo solemos aconsejar el tratamiento quirúrgico con láser CO2, cuyos resultados son mejores y de más larga duración. También contamos con tratamientos de toxina butulímica, una sustancia que provoca relajación del músculo e impide que éste se contraiga, si bien la toxina también presenta limitaciones ya que en la zona del contorno de ojos sólo puede aplicarse en unos puntos determinados. Y no olvidemos que las patas de gallo pueden prevenirse parcialmente con peelings realizados por profesionales y con cremas que contengan ácido glicólico y ácido retinoico -si bien este último posee un efecto irritante- además de evitar la exposición solar y utilizar cremas hidratantes que proporcionen una fuerte protección.

-¿Con qué tipo de productos se realizan los implantes?

-Hasta ahora su usaba el colágeno de origen bovino -que ha quedado en desuso por los problemas de las vacas locas y porque exige realizar un test de alergia con dos meses de antelación- y el ácido hialurónico, un producto de síntesis creado en laboratorio que elimina el riesgo de alergias y que, al ser un componente natural de los tejidos de la piel, no produce rechazos si bien tiene el problema de su escasa duración en el tiempo, no superior a seis meses, lo que obliga a realizar retoques frecuentes ya que termina reabsorbiéndose. La última generación de productos combinan el ácido hialurónico con micropartículas y pueden durar hasta tres años. Los productos de menor duración se indican para el relleno de labios y las arrugas más superficiales; los de larga duración, que tienen una textura más densa, se usan para la zona del rictus.

-¿Podemos afirmar que estos nuevos productos carecen de efectos secundarios?

-Ciertamente su uso es bastante seguro aunque cuando aplicas los productos existe la posibilidad de que la zona se inflame, una hinchazón que no suele durar más de 48 horas y que suele ser muy moderada, sin impedir a la persona hacer su vida normal; o puedes pinchar un pequeño vaso sanguíneo y producir un discreto hematoma que desaparece a los pocos días. A largo plazo el efecto más indeseable es que el producto se encapsule y se forme una pequeña bolita que a veces sólo es apreciable al tacto. Por eso el tratamiento debe ir acompañado de un masaje firme que evite tales problemas.

-¿A qué edades comienzan a solicitarse estos tratamientos?

-A la clínica nos llegan personas de todas las edades. Por lo general, la gente más joven, entre 20 y 30 años, desea mayor volumen del labio o rellenar las pequeñas cicatrices del acné. A partir de los 40 años lo que más se demanda es el relleno de surcos y arrugas más profundas. Las infiltraciones son un tratamiento alternativo para aquellas personas que tal vez precisen un lifting pero que sienten temor ante una intervención quirúrgica y optan por un tratamiento menos agresivo que le ayude a ir paliando los efectos del paso del tiempo. Lo bueno de estos tratamientos es que mejoran el aspecto general; la gente te ve con mejor cara pero nadie podría precisar lo que te has hecho. La infiltración tiene además la ventaja de ser un tratamiento muy cómodo que no te impide continuar con tus actividades normales y carece de los riesgos de una cirugía mayor. Son tratamientos que, en una palabra, mejoran aunque no aporten cambios radicales.

-¿Cuál es el precio medio del tratamiento?

-Depende del producto que se aplique y de la cantidad de relleno necesaria. Por ejemplo, para el rictus o para aumentar el volumen del labio, cuando se emplean productos de corta duración el precio puede oscilar en torno a las 65.000 ptas, lo que se incrementa hasta las 90.000 en los productos de mayor duración.

-¿Y cuántas sesiones se requieren?

Lo normal suelen ser dos sesiones; una cuando aplicamos la mayor parte del producto y otra a los treinta días para revisar el estado general y practicar algún retoque si fuera necesario.



Productos de relleno
 

  • Colágeno y microesferas: suelen implantarse mezclas compuestas de colágeno natural líquido junto a minúsculas bolitas o microesferas de materiales sintéticos como el metacrilato de polimetilo. El cuerpo lo reabsorbe y forma nuevo tejido conjuntivo de modo que la arruga o el pliegue desaparece. Requiere practicar pruebas de alergia y la implantación suele provocar pequeñas hinchazones que desaparecen en uno o dos días. Duración: 3-4 años.
  • Ácido tralurónico: hidrogel acrílico no absorbible que se disuelve en ácido tralurónico y que sirve como medio de transporte. Su implantación se realiza a nivel de la dermis profunda y requiere realizar un firme masaje de la zona. Duración: 2-3 años.
  • Toxina botulímica tipo A: recomendada en los casos de arrugas frontales y patas de gallo. Sus efectos comienzan a ser visibles a la semana de aplicarse y su duración media es de seis meses, periodo tras el que conviene repetir el tratamiento. Relaja la actividad muscular pero no afecta al nervio ni al músculo y carece de efectos secundarios.


Consejos básicos para cuidar la piel
 

. Dormir bien. La piel se regenera durante los periodos de sueño.
. Utilizar una buena crema hidratante
. Eliminar o reducir los cigarrillos. Recuerde que fumar avejenta e intoxica la piel.
. Usar con frecuencia una crema exfoliante suave para eliminar las células muertas.
. Practicar alguna técnica relajante. Los baños con aceites esenciales dan excelentes resultados.
. Protegerse de la exposición solar.
. Beber dos litros de agua al día.



Terapia en la bañera 

La inmersión en baños de hierbas puede resultar muy terapéutica. La acción del agua caliente y el vapor favorece que los poros de la piel se abran y los principios de hierbas y plantas puedan penetrar en nuestro organismo con mayor facilidad.

La terapia en la bañera admite múltiples posibilidades: puede añadir al agua aceites esenciales, sales marinas, leche, avena o diferentes tipos de hierbas. Los mejores resultados se obtienen en los problemas de piel, el estrés, el cansancio, el dolor de cabeza, la ansiedad, la congestión o el resfriado.

A continuación le ofrecemos dos sugerencias aunque será su creatividad y los resultados obtenidos lo que le permitirá elegir el baño más adecuado para tu situación.

-Baño relajante de lavanda: agregue al agua templada 6 gotitas de aceite esencial de lavanda y 6 gotitas de aceite esencial de manzanilla.

-Ritual de belleza de Cleopatra: añada al agua templada una taza de leche en polvo, una cucharada grande de aceite de oliva y diez gotas de aceite esencial de rosas o de romero.



PSICOLOGÍA

El psiquismo de los atracones 

Las mujeres son más proclives que los hombres a sufrir impulsos irrefrenables por la comida, especialmente en situaciones de ansiedad o depresión, según un estudio publicado en el International Journal of Eating Desorders. La presión social que experimentan las féminas para lucir una buena imagen podría estar en el origen de estos desórdenes alimentarios. La investigación parece confirmar, además, que ante una sensación real de hambre solemos elegir alimentos salados o productos lácteos mientras que si estamos tristes o cansados preferimos los alimentos dulces.

NATURALMENTE

Mascarilla de plátano

Humectante, suavizante y nutritiva, la mascarilla de plátano se prepara machacándolo bien hasta que tome una consistencia cremosa y agregándole después una cucharada sopera de miel.

Cuando la pasta esté bien mezclada se aplica sobre la cara y el cuello una vez nos hayamos asegurado de que está bien limpia de cualquier resto de cremas o maquillaje. Luego dejaremos que la mezcla actúe durante unos veinte minutos antes de lavarnos con agua tibia. Y recuerde que este preparado no puede conservarse.

ALTERNATIVAS

El giro tibetano: ritual de juventud

Según los postulados de la medicina tibetana practicada en los lamasterios, el primer rito en pro de la juventud consiste en mantenerse de pie con los brazos colgando en posición natural y girar sobre uno mismo hasta experimentar una discreta sensación de mareo, poniendo especial atención en que el giro se ejecute de izquierda a derecha, en el mismo sentido que las manecillas del reloj. Cuando el mareo aparezca conviene detenerse. Comprobará que a medida que lo practique, el número de giros se incrementa.

Este sencillo ejercicio -practicado por los niños de todo el mundo- consigue aumentar la velocidad de la energía del cuerpo. Los robustos derviches giradores de la India también lo han practicado durante siglos por sus excelentes resultados en el incremento del caudal energético. Pero conviene no excederse. Muchos de estos derviches giran tanto y a tal velocidad que se autoprovocan un estado de trance psíquico.

Los lamas tibetanos, más cautos en su ejecución, avisan de que estos trances tienen un coste energético y que lo más recomendable es girar de forma natural y durante cortos espacios de tiempo. Paulatinamente notaremos cómo nuestra vitalidad se incrementa.

Este reportaje aparece en
28
Mayo 2001
Ver número