¿Sabe usted si come animales transgénicos?

Desde que se aprobara en 1994 el primer alimento modificado genéticamente -el tomate Flavr Savr– la carrera para desarrollar y vender alimentos transgénicos no ha cesado. Solo que mientras ecologistas, asociaciones de consumidores, agricultores y numerosos científicos advierten de los peligros para la salud y el medio ambiente de los transgénicos unas pocas multinacionales que lideran el sector no solo siguen intentando convencernos del “avance” que representan sino que ya han hecho algo mucho más grave: han creado varios animales transgénicos destinados al consumo humano y animal o a ser utilizados como fuentes de insulina o bancos de órganos para trasplantes. Sepa cuáles son, qué empresas los comercializan y qué peligros tienen.

Este reportaje aparece en
211
Enero 2018
Ver número