Soluciones imaginativas y eficaces

 

A lo largo de nueve años Discovery DSALUD ha publicado diversos reportajes que dan cuenta de soluciones terapéuticas que no constituyen propiamente terapias distintas a las ya existentes sino propuestas de profesionales que vieron más allá de otros compañeros y descubrieron soluciones imaginativas a muy distintas dolencias. Recopilamos varios de ellos en la seguridad de que algunos asombrarán tanto a muchos médicos como a enfermos.

La Esclerosis Múltiple, el Parkinson y otras patologías se curan en ocasiones ¡con cirugía!

A principios de la década de los 80 del pasado siglo XX un cirujano cardiopulmonar norteamericano afincado en Puerto Rico y de origen cubano, el doctor Fernández Noda, estaba interviniendo un día a un paciente de TOS (lo que se conoce como Síndrome del Opérculo Torácico) que también padecía Parkinson y observó, tras la operación, que al tiempo que se habían resuelto los síntomas del TOS había mejorado la sintomatología de esa otra enfermedad. Y obsesionado por esa posible relación comenzaría a investigar casos de pacientes afectados por el Parkinson y otras enfermedades del sistema nervioso central -como la esclerosis múltiple, la epilepsia o algunos casos de Alzheimer- y se encontró con que la mayoría de los pacientes que padecían esas patologías tenían el síndrome compresivo de la base del cuello o TOS. Fue entonces cuando decidió introducir la letra C antecediendo al TOS para dejar claro que el problema afectaba al riego sanguíneo del cerebro. Desde entonces la llamaría CTOS. Tras seguir investigando descubriría que la causa estaba fundamentalmente en la compresión que se producía en la arteria vertebral en tanto provocaba una disminución intermitente de su flujo sanguíneo. Y entendió que eso era lo que originaba la isquemia cerebral subyacente como elemento de minusvalía en la patología del sistema nervioso central. Es decir, que la comprensión intermitente de la arteria vertebral, además de otras patologías, provocaba que no llegara al cerebro la sangre de manera fluida y, por tanto, llegara también menos oxígeno. Su trabajo posterior sería el de diseñar una técnica quirúrgica que permitiera resolver el problema devolviendo a la arteria vertebral su correcto nivel de flujo sanguíneo. Una técnica distinta a la de las operaciones quirúrgicas convencionales en las que se actúa bien desgajando el escaleno superior, el medio y la primera costilla, bien cortando, bien quitando ésta directamente. Con la técnica que diseñó Fernández Noda se actúa sólo sobre la arteria vertebral. Una operación menos compleja y mucho más efectiva. Finalmente, y dentro de la más estricta ortodoxia médica, demostraría la participación de la arteria vertebral en la génesis de la patología degenerativa del sistema nervioso central probando las consecuencias que la disminución del flujo sanguíneo tiene sobre la función de las estructuras neuronales del cerebro. Para lo cual realizó de forma sistemática estudios arteriográficos de los troncos supraaórticos, estudios Doppler vasculares -incluido Doppler transcraneal- y estudios de captación de isótopos radioactivos (SPECT y PetScan). Sabiendo que se trata de una isquemia de naturaleza funcional, no continua. El Dr. Fernández Noda piensa asimismo que los fenómenos autoinmunes que se presentan en algunos de estos procesos -particularmente en la esclerosis múltiple- son pues de naturaleza secundaria y no la causa, tal como en la actualidad se especula. Asimismo cree que el daño último y las lesiones están producidas por la masiva generación de radicales libres que se forman a causa del déficit circulatorio. La técnica fue importada a España por dos médicos que la aprendieron con él, José Pérez Fernándezy José Luis Castillo Recarte –ambos miembros del Consejo Asesor de nuestra revista- que durante años la practicaron con indudable éxito en numerosos casos.
(Más información en los números 21, 24 y 30).

Un optometrista español hace ver incluso a “ciegos de nacimiento”

Años de trabajo y estudio en el anonimato, mucha perseverancia, experiencia y la negativa a aceptar sin más un diagnóstico tajante son los elementos que permitieron al optometrista español Valentín López –hoy jubilado- crear una terapia que desde hace ya ¡más de cuatro décadas! ha conseguido en unos casos mejorar y en otros devolver la vista a pacientes para los que la Oftalmología no tenía solución. ¡Incluso consiguió que vieran personas que fueron diagnosticadas ciegas de nacimiento! ¿Y cómo es posible que algo tan importante no sea conocido? La razón es simple: sus ideas desafían los preceptos establecidos de la comunidad científica y ésta suele rechazar lo que no comprende o choca con sus creencias. Cabe añadir que el sistema terapéutico de Valentín López podría definirse como “acupuntura del ojo” aunque no se utilizan agujas sino unas lentillas rígidas que se colocan en los ojos para estimular los terminales de la rama oftálmica del nervio trigémino y los que inervan la rama del maxilar superior que dan sensibilidad a la córnea y la conjuntiva palpebral superior e inferior. Siendo suficiente mantener estimulada la zona sensitiva durante unas horas entre ocho y diez días para lograr en casos de baja visión una mejoría considerable de la agudeza visual y, en casos más complejos, recuperaciones de la vista sorprendentes. ¡Hasta restablecer la capacidad de ver en ojos que ni percibían luz!
(Más información en los números 16 y 20).

Molding Mask: cómo rejuvenecer el rostro hasta 20 años en diez días y sin cirugía

El Molding Mask es un tratamiento revolucionario que permite regenerar la piel de la cara en sólo diez días -sin anestesia ni cirugía- recuperándose el aspecto que se tenía 10, 15 o incluso 20 años antes. Lo avalan los resultados de los más de 4.000 casos tratados ya por el Dr. Ramón Roigé y sus colaboradores en la Molding Clinic de Marbella (Málaga, España) así como los de su predecesor y maestro, el Dr. Roderick Mee. La transformación, sencillamente, es asombrosa. Y que produce un rejuvenecimiento real de la piel en tan poco tiempo lo reconocen hoy los dermatólogos y cirujanos plásticos que han tenido la oportunidad de conocer el método y constatar personalmente su eficacia aún cuando saben que su divulgación puede restarles clientes, actitud que les honra. La clave está en exfoliar primero a fondo la piel del rostro, luego rehidratarla –la epidermis envejece antes por estar más expuesta a las agresiones del aire, el sol y la luz- y a continuación aumentar la cantidad de colágeno, elastina y fibroblastos para regenerar la capa córnea de la dermis. Se usa para ello una fórmula secreta y patentada de ingredientes naturales básicamente fitoterapéuticos mezclados con el porcentaje mínimo necesario de fenol (en torno al 20%). Preparado que actúa tanto sobre las arrugas –superficiales y profundas- como en casos de párpados caídos, cicatrices causadas por acné, pieles rugosas o flácidas, hiperpigmentación, manchas o pecas. Y lo que también es muy relevante: sus efectos, con unos cuidados mínimos, pueden mantenerse durante años al contrario de lo que ocurre con otras técnicas estéticas cuyos resultados tienen que “retocarse” a los pocos meses.
(Más información en los números 44 y 54 así como en la sección de Salud y Bellezadel número 83).

Fibrotomía: posible solución en casos de espasticidad muscular

Valeri Borisovich Ulzibat-médico y cirujano del Instituto de Rehabilitación Clínica de Tula (Rusia)- nos explicaría en la propia redacción de la revista (escasas semanas antes de fallecer en febrero del 2003 de forma repentina) que basta practicar unas pequeñas incisiones en los músculos para resolver la mayoría de las complicaciones secundarias a la espasticidad muscular de los procesos degenerativos del sistema nervioso central y ayudar a muchas personas que se encuentran hoy inmovilizadas. Agregando que el mayor número de éxitos los había obtenido en pacientes espásticos con diagnóstico de “parálisis cerebral”. De hecho, cuando nos lo contó más de un centenar de enfermos españoles habían sido ya tratados en su centro con esa técnica –bautizada como Fibrotomía– logrando a veces en quince minutos lo que no consiguieron años de rehabilitación y fisioterapia. Según nos explicaría, la causa de la espasticidad -como se cree- no se encuentra en una lesión cerebral sino en el propio músculo como lo demuestra que la situación se resuelve seccionando simplemente las bandas fibrosas que se forman en los afectados. Por tanto, la opinión ortodoxa de que la causa de la espasticidad es consecuencia de una lesión del sistema nervioso y, por tanto, actuar sobre los músculos sólo puede ayudar paliativamente es, a su juicio, errónea. Añadiendo que, en su opinión, el problema comienza durante el embarazo pues piensa que el problema se debe a un conflicto inmunológico entre madre y feto siendo ello lo que conduce a las alteraciones dolorosas y espásticas de los músculos.
(Más información en el número 45).

Cecopexia: resuelven el estreñimiento crónico y el colon irritable con una simple operación quirúrgica

Hace ya casi un siglo el doctor Max Wilms descubrió cómo curar el estreñimiento crónico con una sencilla operación que luego fue abandonada y olvidada por los cirujanos durante décadas. Pues bien, hoy esa técnica ha sido recuperada por el médico canario Fernando Padrón quien asegura que basta una sencilla operación quirúrgica de 15 minutos bautizada como Cecopexia para resolver tanto el estreñimiento crónico como el colon irritable mediante la fijación del ciego –el principio del intestino grueso- a la pared abdominal. Es más, tras someterse a ella mejoran las digestiones, se expulsan más fácilmente los gases, se duerme notablemente mejor y disminuye el nerviosismo además de detenerse a veces la caída del cabello, corregirse las pérdidas menstruales excesivas y disminuir o desaparecer el dolor de cabeza. Y hablamos de una operación en la que se dan sólo 5 puntos de sutura para fijar el ciego al peritoneo parietal siendo luego la cicatriz externa de sólo 3 centímetros, prácticamente imperceptible a los 6 meses de la intervención.
(Más información en el número 58).

Tratamiento del asma con anestésicos locales

El número de personas con asma aumenta año tras año. Afecta hoy a más de 150 millones de personas padeciéndola cinco de cada cien adultos así como un porcentaje de niños que oscila entre el 6 y el 15%. Y su incidencia va en aumento, sobre todo en los países denominados desarrollados. Y como ocurre con la mayor parte de las “enfermedades crónicas”, ni se conoce su causa ni cómo tratarla eficazmente sin provocar efectos iatrogénicos. Pues bien, el doctor Jaime Arango Hurtado, médico cirujano de la Universidad de Antioquía (Colombia), ha diseñado un protocolo para el tratamiento del asma bronquial mediante la aplicación de anestésicos locales en la mucosa –básicamente procaína y lidocaína- con el que está obteniendo excelentes resultados. “La respuesta al tratamiento es bastante buena, tanto en niños como en adultos, en casos de asma y bronquitis crónicas –explica-. La aplicación del anestésico local en la forma propuesta logra la eliminación inmediata del uso de inhaladores y la disminución o eliminación del uso de esteroides orales. También proporciona una mejoría evidente en patologías tales como amigdalitis repetidas, rinitis, hipertrofia de cornetes, sinusitis crónica, bronquitis crónica y faringitis así como en pacientes con cuadros gripales repetidos. En los pacientes con enfisema pulmonar se obtiene una mejoría parcial en cambio reduciéndose el proceso inflamatorio y de broncoconstricción aunque, obviamente, persiste el proceso enfisematoso”.
(Más información en el número 67).

El Par Biomagnético: cómo tratar las enfermedades ¡con dos simples imanes!

Según la Teoría del Par Biomagnético del doctor mexicano Isaac Goiz buena parte de las enfermedades son producto de la combinación de alteraciones fundamentales del pH en los órganos internos y la presencia de virus y bacterias. De hecho afirma que toda patología se inicia en dos puntos relacionados entre sí que poseen las mismas características bioenergéticas aunque estén situados en distintos lugares del cuerpo. Es lo que llama “par biomagnético” y asevera que mientras en uno de esos puntos se produce acidificación en el otro se produce alcalinización. Y eso hace que ¡en uno se acumulen los virus y en el otro las bacterias! Es más, afirma que basta colocar dos simples imanes -de más de 1.000 gauss- en los polos de cualquier par biomagnético para que los virus y bacterias que dan lugar a las distintas enfermedades ¡pierdan su capacidad patógena! Goiz agrega que tiene localizados algo más de 250 pares biomagnéticos lo que permite ya tratar con imanes prácticamente cualquier enfermedad. De forma rápida, eficaz y muy económica. Motivo suficiente para que en el ámbito sanitario nadie quiera escucharle.
(Más información en el número 76).

Eliminan los síntomas de la fibromialgia con una sencilla intervención quirúrgica

Para la medicina convencional la fibromialgia es una enfermedad de patogénesis confusa, diagnóstico difícil, tratamiento sintomático y curación improbable. Incluso con las terapias alternativas los resultados siguen siendo en muchos casos paliativos. Pues bien, el doctor alemán Johann Andreas Bauer afirma que desde hace 15 años alivia el dolor crónico de los pacientes de fibromialgia en apenas hora y media ¡operándolos! Con un éxito del 90%. Según afirma basta eliminar quirúrgicamente el exceso de colágeno que obstruye los canales energéticos del cuerpo, comprime los tejidos y genera el dolor. Los síntomas desaparecen de inmediato en el 90% de los casos. Se trata además de una intervención que apenas dura hora y media -depende del número de puntos que se tengan que limpiar-, se hace con anestesia local, no hay apenas pérdida hemática, no es necesaria la hospitalización y el paciente puede abandonar la clínica el mismo día. Muchos años después de ser intervenidos quirúrgicamente el 66% de los operados aseguran no haber vuelto a sentir ninguna de las molestias propias de la fibromialgia.
(Más información en el número 81).

La curación de las heridas puede acelerarse con electricidad

Min Zhao –Director del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad de Aberdeen (Gran Bretaña) consiguió junto a un equipo integrado por Colin McCaig, John Forrester y Bing Song en colaboración con el profesor Josef Penninger -director del Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia Austriaca de la Ciencia- poner nombres y apellidos a las sendas bioquímicas que convierten la electricidad natural o inducida en impulsos reparadores. “Nuestros estudios –explicaría Min Zhao- demuestran que la electricidad en el cuerpo es más importante de lo que previamente se pensaba. Tiene un potencial significativo en la curación de heridas y posiblemente también en la regeneración celular. Podemos aumentar las señales eléctricas naturales aplicando diversos productos químicos en las heridas. Y haciéndolo conseguimos que sanen más rápidamente. Lo que me asombra es que este campo de investigación haya estado relativamente abandonado durante tanto tiempo”. En otras palabras, aplicando señales eléctricas a las heridas se puede acelerar e, incluso, controlar el proceso natural de regeneración del cuerpo.
(Más información en el número 88).

Este reportaje aparece en
100
Diciembre 2007
Ver número