La Oncología Integrativa o Abordaje Oncológico Integral

Cambiar tamaño: A A+ A++

La posibilidad de que un oncólogo proponga en un hospital a un enfermo con cáncer un tratamiento que vaya más allá de la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia es a día de hoy prácticamente nula. Le costaría el rechazo ideológico de la mayoría de sus colegas e incluso el moobing laboral. Y en caso de proponerlos como alternativa a los tratamientos convencionales hasta serios problemas legales. En Estados Unidos, sin embargo, algunos de los centros oncológicos más importantes han decidido ya incorporar diversas terapias alternativas convirtiéndolas en complementarias dando lugar a lo que actualmente se denomina Abordaje Oncológico Integral u Oncología Integrativa. Entre ellos el Dana-Farber Cancer Institute -centro médico de la Universidad de Harvard-, el San Diego Cancer Research Institute, el Centro de Medicina Integrativa y Complementaria del NewYork Presbyterian Hospital-Weill Cornell Medical Center, el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York y el MD Anderson Cancer Center de Texas.

Al principio sólo para combatir síntomas, en la actualidad para alargar la supervivencia de los enfermos. Y es que hace ya años que los Institutos Nacionales de Salud -principal organismo federal norteamericano dedicado a la investigación médica creó un organismo propio que se encarga de la información e investigación de las prácticas complementarias: el National Complementary and Alternative Medicine. Entidad que ha clasificado las terapias complementarias en cuatro grupos: medicina mente-cuerpo, prácticas biológicas (plantas, vitaminas, etc), prácticas de manipulación (quiropráctica, osteopatía, etc) y terapias energéticas (terapias de biocampo y bioelectromagnéticas).

En suma, en Estados Unidos ya lo han asumido. ¿Por qué les resulta pues tan difícil hacer lo mismo a los oncólogos europeos, incluidos los españoles? Porque una vez reconocidos los beneficios que pueden obtenerse con las medicinas complementarias en Estados Unidos el siguiente paso fue obvio: integrarlos en la vida hospitalaria. Lo que llevó a acuñar la expresión Medicina Integrativa. De ahí que una oncóloga española, Natalia Eres, decidiera dejar hace unos años la práctica oncológica hospitalaria y tratar de poner en marcha en nuestro país un proyecto similar intentando constituir una red de profesionales solventes en diversas terapias alternativas para tratar de manera holística a los enfermos de cáncer

Lo explicaría en una ilustrativa ponencia durante el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en su día en Madrid (España) bajo el patrocinio de la WORLD ASSOCIATION FOR CANCER RESEARCH (WACR) y la revista española Discovery DSALUD.

Reportajes relacionados

Relación de textos publicados en Discovery DSALUD sobre esta temática que puede usted leer y apoyan documentalmente lo que se afirma en el video. Pinche sobre ellos para su lectura.
*Algunos pueden estar accesibles sólo a los suscriptores de la revista.

ntermedia_108_02 La posibilidad de que un oncólogo proponga en un hospital público español a un enfermo con cáncer un tratamiento que vaya más allá de la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia es a día de hoy prácticamente nula. Le costaría...