REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     EDITORIALES
NÚMERO 109 / OCTUBRE / 2008

¿POR QUÉ NADIE ESCUCHA?


Vivimos en una sociedad en la que la mentira y la manipulación –además de la corrupción- son tan habituales y están tan profundamente arraigadas –especialmente en el ámbito del poder político, judicial, económico y mediático- que hoy es difícil dar a conocer cualquier información –aún estando contrastada- cuando no le interesa a cualquiera de esos poderes. Sus representantes se han acostumbrado incluso a mentir con desparpajo sabiendo que hacerlo no les supondrá ningún perjuicio. A la gente hasta le parece ya “normal” que mientan, justificándolo, especialmente cuando quienes lo hacen son “de los suyos” -políticamente hablando- con el argumento de que “los otros” también lo hacen. Es más, los ciudadanos -en España al menos- asistimos desde hace algunas décadas a debates en la “cámara alta” -el Senado-, la “cámara baja” -el Congreso- y la “cámara infrabaja” – la Televisión- que avergüenzan a cualquier espectador con un mínimo de ética. Cualquier observador imparcial se siente abochornado y no ya del nivel de los argumentos sino de quienes argumentan e, incluso, de quienes se supone que “moderan” los debates. Sabíamos que el nivel educativo en nuestro país había descendido de manera notable pero ahora empezamos a sospechar que entre quienes nos representan se ha llegado al nivel de las alcantarillas. Y si tal hecho nos preocupa con carácter general debemos decir que nos irrita cuando se refiere al ámbito de la salud. En esta revista hemos hecho en los últimos daños tantas denuncias de extrema gravedad que no podemos entender la parsimonia de la sociedad ante ellas. Porque si lo que decimos es falso se nos debería haber denunciado y llevado a los tribunales pero si es cierto –como afirmamos- multitud de personas, asociaciones y empresas deberían haber sido procesadas o, cuando menos, investigadas. Pero no es así. Porque detrás de todo lo que está pasando en el ámbito de la salud hay simplemente un gigantesco negocio. Y no hay un solo estamento público de poder en el que no haya personas implicadas. Es igual que denunciemos que el agua, el aire, la tierra, los alimentos, las casas, la ropa y todo lo que nos rodea está ya tan contaminado que en pocos años cada vez más personas enfermarán y harán falta también –es un decir- más y más hospitales y médicos (aunque en la mayor parte de los casos no sabrán cómo ayudar a esos enfermos). Como es igual que expliquemos que el actual sistema sanitario farmacológico no se sustenta en nada firme. La gente no acepta asumir que se le está engañando. Se resiste a creerlo. Ni siquiera se plantea cómo es posible que hace apenas cuarenta años hubiera unas decenas de enfermedades que se superaban normalmente con unos cuantos remedios y hoy haya miles de enfermedades que se tratan –no decimos curan porque no lo hacen- con otros tantos miles de fármacos. Es un auténtico esperpento, algo absurdo y estúpido pero la población –médicos incluidos- se ha tragado tamaña bola. ¿El resultado? Tenemos más de diez mil “enfermedades” de “causa o etiología desconocida ” y no se sabe curar prácticamente ninguna. Tenemos miles de medicamentos y prácticamente ninguno sirve para sanar; son sólo sintomáticos y paliativos. Por si fuera poco el Journal of the American Medical Association (JAMA) publicó recientemente un artículo en el que se reconocía que los tratamientos médicos son hoy ya la tercera causa de muerte en Estados Unidos. Es más, afirmaba que morían por ello ¡225.000 personas cada año!, 106.000 a causa de los efectos secundarios de los fármacos y 80.000 por infecciones que los pacientes cogieron en los propios hospitales. ¡Y nadie reacciona! A todo el mundo le parece normal. Y eso que en España mueren cada año en los hospitales, mientras están siendo tratados, 400.000 personas al año, 100.000 de ellas por cáncer. Perdón, por “una larga y penosa enfermedad ”, expresión hábilmente acuñada por quienes intentan que la gente no se percate de que a los oncólogos se les mueren prácticamente todos sus enfermos. Y si le cuesta creerlo, díganos: ¿cuántos de los personajes famosos con cáncer cuya enfermedad han seguido a diario los medios de comunicación lo han superado? El lector conoce bien la respuesta, luego, ¿por qué se sigue dejando engañar? No lo entendemos. Como no entendemos que la gente siga vacunándose alegremente como si las vacunas no tuvieran peligros potenciales importantes. Es el caso de la gratuitamente llamada Vacuna del Virus del Papiloma Humano que las autoridades sanitarias españolas se han empeñado en que se pongan nuestras hijas sin necesidad alguna a pesar de que no está demostrada su eficacia, no se ha constatado que sea segura y hay ya incluso denuncias porque ha habido varias niñas muertas y miles más con problemas graves tras habérsela inoculado. Lo denunciamos hace ya varios meses y acaba de hacerlo también -a mediados de septiembre- la World Asociación for Cancer Research (WACR) en un durísimo y esclarecedor comunicado que envió a todos los medios de comunicación sin que la inmensa mayoría de éstos haya querido hacerse eco a pesar de la gravedad del asunto. ¿Qué está pasando? ¿Ni siquiera nos interesa investigar cuando la vida de nuestros hijos puede estar en juego? Honestamente, a veces nos sentimos muy descorazonados.


José Antonio Campoy



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER