Los bebés alimentados con biberón tienen más problemas de caries

 

La lactancia materna contribuye a prevenir el deterioro dental de los niños, situación que se puede dar desde muy temprana edad y que es una prueba más de la importancia de amamantar a los bebés.
A esa conclusión ha llegado al menos la Asociación Dental Americana asegurando que los niños alimentados a base de biberones presentan más riesgo de padecer problemas dentales a muy corta edad que aquellos a los que sus madres les dieron el pecho. Ello se debe tanto a que la leche materna contiene anticuerpos que combaten bacterias perjudiciales como a que dar el pecho evita todo contacto prolongado de la boca con la tetina del biberón.