Una dieta baja en proteínas animales y sal disminuye el riesgo de desarrollar cálculos de riñón

 

La restricción de las proteínas y de la sal puede prevenir la recurrencia de los cálculos renales en varones, según una investigación de la Universidad de Parma (Italia) publicada en The New England Journal of Medicine.
Los autores del estudio compararon el efecto de una dieta baja en proteínas animales y en sal pero con una aportación normal de calcio y de otra baja en calcio. Para ello estudiaron durante 5 años a dos grupos de hombres: uno de ellos consumió una dieta sin leche ni derivados mientras la dieta del otro era baja en proteínas, animales y sal pero contenía una cantidad normal de calcio. A todos los participantes en el estudio se les aconsejó que limitaran la ingesta de alimentos que contienen oxalato (una sustancia que combinada con calcio y otros componentes forma los cálculos renales), como nueces, espinacas, perejil o chocolate.
Los resultados mostraron que el 20% de los hombres con dieta baja en proteínas desarrollaron nuevos cálculos frente al 38% entre los que consumieron la dieta baja en calcio.

Mayor supervivencia en los pacientes con cáncer de pulmón 

Las combinaciones de fármacos quimioterápicos incrementan la supervivencia en pacientes con cáncer pulmonar de células pequeñas en fase avanzada, según un estudio conjunto firmado por científicos del Kanawaga Cancer Center de Yokahama y de la Universidad de Wisconsin Madison (Estados Unidos) que publica The New England Journal of Medicine.
Primero, los investigadores evaluaron los efectos de la combinación de cisplatino e irinotecán comparándola con la combinación estándar de cisplatino y etoposida. El ensayo incluyó a 154 pacientes. Los que recibieron la primera combinación sobrevivieron entre 12 y 15 meses mientras los tratados con la terapia convencional lo hicieron entre 8 y 11. La supervivencia media fue de 13 meses para el primer grupo y de 9 para el segundo.
La segunda investigación incluyó a 1.155 pacientes con cáncer pulmonar pero con células no tan pequeñas, enfermedad en la que el uso de la quimioterapia está generalmente cuestionado. Los autores compararon cuatro combinaciones de fármacos, una de ellas compuesta de cisplatino y paclitaxel y las otras tres de carácter experimental. Los resultados mostraron que ninguna de las combinaciones empleadas demostró ventajas significativas sobre las otras sin que difirieran las tasas de supervivencia ni las de respuesta al tratamiento.
Hasta aquí la noticia. Que, como se ve, no aporta nada; sólo la promesa de que quizás con el nuevo fármaco un enfermo viva un par de meses más.