Bio-Bac y Enzibio

por José Antonio Campoy

¿Es el Enzibio que se está vendiendo en España el famoso Bio-Bac? Esta pregunta nos ha sido formulada telefónicamente a lo largo del mes de Octubre -y en apenas unos días- por centenares de lectores que habían leído esa información en el diario El Mundo y querían corroborarla. Y a todos ellos se les confirmó la noticia, publicada -dicho sea de paso- en el contexto de un artículo lamentable. Discovery DSALUD ya había afirmado hace unos meses que el Bio-Bac estaría pronto a la venta. Sencillamente porque lo sabíamos. Como sabíamos, cuatro meses que antes El Mundo, que había empezado a venderse. Algo que saben muy bien centenares de enfermos de cáncer porque a todos los que desde antes del pasado verano nos llamaron desesperados interrogándonos sobre lo que podían hacer ya que sus oncólogos les habían desahuciado, además de remitirles a la información que sobre posibles tratamientos en casos de cáncer llevamos publicados, les pusimos en la pista del Enzibio. En unos casos orientándoles para que acudieran a médicos que tratan el cáncer de forma integral y también estaban informados de que el Bio-Bac se encontraba ya disponible y al alcance de los pacientes -aunque fuera con otro nombre- y en otros dirigiéndoles directamente a la empresa que lo comercializa. Y lo mismo hicieron los miembros de la Asociación de Consumidores de Bio-Bac, los numerosos médicos que saben de la eficacia del producto e, incluso, algunas asociaciones profesionales del ámbito de la salud… de forma igualmente discreta. Es obvio que muchos lectores se preguntarán por qué no dijimos nada, por qué no publicamos la noticia. Y la razón es sencilla: porque queríamos estar seguros de que el producto llegaría a las miles de personas desesperadas que llevaban tanto tiempo esperando su autorización. Había que decidir entre dar la noticia «los primeros» o asegurarse de que las personas cuyas vidas estaban en peligro pudieran acceder al producto y la mafia que controla los tratamientos oncológicos no tuviese tiempo de impedirlo. Y en esta revista somos periodistas… pero ante todo somos seres humanos y no vamos a anteponer un presunto éxito periodístico a la vida de una sola persona. Algo que saben muy bien incluso en el Ministerio de Sanidad y Consumo. Porque también en el ministerio saben -desde el principio- que el Enzibio es el Bio-Bac. Dicho esto, agregaremos que el Enzibio es un producto legal. Se fabrica con todas las garantías jurídicas y sanitarias en laboratorios autorizados. Y es inocuo -es decir, su consumo carece de riesgo alguno- como inocuo era el Bio-Bac. Algo que, como hemos repetido hasta la saciedad, reconocería en rueda de prensa sólo dos días después de la llamada «Operación Brujo» la entonces ministra de Sanidad y Consumo Ana Pastor. Lo que si ya entonces hizo del llamado «caso Bio-Bac» un esperpento… el hecho de que ahora el mismo producto esté hoy legalmente en la calle, aunque sea con otro nombre, sin que la jueza que lleva el caso lo haya sobreseído lo convierte ya en kafkiano. Porque tal hecho demuestra que el producto cumple los requisitos legales para su comercialización. Es más, esta revista adelanta que el producto ¡pero ya con el nombre de Bio-Bac! estará a la venta en toda Europa en pocas semanas. Y esta vez no va a poder evitarlo ni la mafia que hace dos años intentó retirarlo del mercado ni los medios de comunicación que les hicieron el juego gracias a los peones que tiene instalados en ellos. Muchos de los cuales tendrán que dar cuenta de sus actuaciones, en unos casos ante la Justicia, en otros ante la opinión pública y los responsables de los medios de comunicación en los que trabajan. Al tiempo.