Confirmado: componentes del vino, la cerveza y el té frenan el desarrollo del cáncer de mama

 

Investigadores de la Universidad de Oporto (Portugal) acaban de constatar “in vitro” que tres polifenoles presentes en el vino tinto, el té y la cerveza –el reveratrol, el galato de epigalocatequina y el xantohumol, respectivamente- disminuyen de forma significativa la proliferación de las células cancerígenas. Siendo el xantohumol de la cerveza el más potente y rápido a la hora de frenar el desarrollo del cáncer y el más inocuo -es decir, el que menos daña a las células sanas- el galato de epigalocatequina presente en el té.
Los resultados de la investigación fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad de Fisiología Americana, Biología Experimental 2004 recientemente celebra en Washington. "Nuestros resultados apoyan los obtenidos en estudios epidemiológicos que relacionan el consumo de determinadas bebidas con una menor incidencia y prevalencia del cáncer", afirman los autores del trabajo.
Los polifenoles se encuentran en numerosos alimentos y se sabe que su consumo protege el sistema cardiovascular además de poseer propiedades antivirales y antialérgicas. Se piensa que sus propiedades antioxidantes y antiproliferativas se deben a su bajo peso molecular y a su estructura formada por tres anillos con varias sustituciones. Los oncólogos, sin embargo, siguen sin dar a la alimentación la importancia que tiene. Prefieren sus inútiles fármacos de lamentables efectos yatrogénicos.