CONFIRMADO: EL ESTRÉS LABORAL AUMENTA CONSIDERABLEMENTE LA PRESIÓN SANGUÍNEA

 

Trabajar bajo presión o estrés conduce a  los empleados a padecer hipertensión, primera causa de los infartos de corazón. El estudio, realizado por médicos del hospital alemán de Cloppenburg, demuestra además que la presión sanguínea que miden los doctores en horas no laborales no tiene nada que ver con las medidas registradas durante las horas de trabajo.
La presión sanguínea de un trabajador varía mucho según el momento del día, siendo la noche el punto más bajo. Los médicos alemanes se sorprendieron de las grandes diferencias existentes entre las medidas registradas a primeras horas de la mañana y las de la tarde, cuando se disparaban los números. Algo que deberán tener en cuenta a partir de ahora los médicos, especialmente en los casos en que el trabajador reúne otros factores de riesgo como el sobrepeso.