Desmienten que la canela cause cáncer 

 

La noticia surgida en enero pasado en círculos comunitarios sobre los posibles efectos tóxicos -e, incluso, cancerígenos- de la canela ha sido desmentida por los expertos, quienes aseguran que habría que comer cientos de pasteles con canela para que se pudieran derivar de ello consecuencias adversas para la salud.
Los expertos de la Universidad de Investigación sobre el Cáncer en Viena aclararon que los efectos observados en ratones y hamsters de laboratorio no se pueden extrapolar a los seres humanos. A estos animales, según los preocupantes estudios que dieron lugar a la alarma, se les había dado de 25 a 200 miligramos de canela por kilo de masa corporal diariamente. Esta proporción en las personas sería de 0,02 miligramos por kilo, algo que no supone peligro alguno.
Es más, a través del uso de perfumes y productos cosméticos la presencia de la canela en contacto con el cuerpo humano es de unos 0,04 miligramos al día, cantidad que no amenaza la salud tampoco.
Sí han reconocido, empero, que el cumarino -componente de la canela- puede dar lugar a alteraciones químicas nocivas en el organismo de los animales tal y como se observó en las pruebas recientes. Pero el riesgo en humanos es “mínimo” siempre que no se consuman cientos de bollos impregnados de canela.