El Banco Mundial creó en 2016 ¡un seguro de pandemia!

Los países más pobres del mundo han recibido con frustración la decisión del Banco Mundial de no abonarles las cantidades previstas en el seguro de pandemia elaborado por el Fondo para la Financiación de Emergencia Pandémica (PEF) ubicado en el Banco Mundial. Tras la crisis del ébola de 2014 en África occidental el PEF decidió en 2016 buscar una fuente adicional de ingresos destinado a los países más pobres para el caso de que tuvieran que enfrentarse a brotes pandémicos transfronterizos y puso en el mercado bonos por valor de 425 millones de euros a fin de cubrir la posibilidad de pandemia por ortomixovirus (Influenza A), coronavirus (SARS y MERS), Filoviridae (Ébola y Marburg) y otras enfermedades zoonóticas (Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, fiebre del Valle del Rift y fiebre de Lassa).

El Banco Mundial emitió para la ocasión dos productos financieros con los que se recaudaron 320 millones de dólares en bonos y 105 millones en permutas financieras (sawps). El pago máximo previsto por pandemia era de 275 millones de dólares para la gripe, de 150 millones por filovirus, de 195’84 millones para el coronavirus y de 75 millones para las otras enfermedades cubiertas. Tanto los bonos como los swaps vencen el 15 de julio de 2020, momento en el que de no haberse declarado ninguna pandemia que cumpla con las condiciones establecidas en la letra pequeña el Banco Mundial deberá pagar las cantidades invertidas con sus intereses correspondientes en ese momento a los tenedores de bonos y swaps.

Pues bien, a pesar de que la pandemia del SARS-CoV-2 está comenzando a afectar a los países más pobres del globo distribuidos por los cinco continentes el Banco Mundial no ha liberado todavía la cantidad prevista en el seguro por coronavirus. Los factores desencadenantes del pago, fijados en estrecha coordinación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), son tres: tamaño del brote (número de casos de infecciones y muertes), crecimiento transfronterizo del brote (durante un período de tiempo definido) -estos dos se han cumplido ya- y una tasa de crecimiento que debe fijarse de acuerdo a los modelos AIR Worldwide, considerados referencia para catástrofes en el mundo de los seguros. Un informe vinculante del 9 de abril de AIR Worldwide determinó que no se había cumplido aún con el criterio previsto de «tasa de crecimiento exponencial». El siguiente informe se publicará el 17 de abril.

Lo inexplicable es que la decisión de distribuir o no los fondos ha tardado en tomarla 122 días desde el comienzo del brote para, finalmente, bloquearlos.