El café descafeinado eleva el nivel de colesterol “malo”

 

Un estudio coordinado por Robert Superko -miembro del Centro de Salud y Aprendizaje de Atlanta (Estados Unidos) que recientemente se dio a conocer en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón denominado CALM -acrónimo de café y metabolismo de las proteínas- indica que la ingesta de café descafeinado puede producir un aumento del colesterol malo o LDL y, por ende, elevar el riesgo cardiovascular. Elaborado mediante el seguimiento de 187 pacientes se constató que tres meses después el grupo que ingería a diario café descafeinado presentaba mayores niveles de ácidos grados, apolipoproteína B y ácidos grasos no esterificados que el que no lo ingirió. Se piensa que la causa puede estar en que durante el proceso de descafeinización se eliminan también los flavonoides y los ingredientes que le dan el sabor.