El resveratrol protege el hígado

Presente sobre todo en las uvas y el vino tinto
El resveratrol -polifenol presente en diversas frutas y verduras pero especialmente en las uvas y el vino tinto- ayuda a prevenir y recuperar el hígado graso por su capacidad antioxidante pero especialmente porque actúa sobre moléculas clave en la cascada inflamatoria como el Factor de Necrosis Tumoral. Así lo ha demostrado en ratones a los que indujo esteatosis hepática un equipo del Centro de Investigación Biomédica en Red en el Área temática de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd) coordinado por el doctor Luis Bujanda en un trabajo que acaba de publicar la edición electrónica de BMC Gastroenterology. “Hemos constatado –afirmaría el investigador español-cómo el daño hepático es menor cuando se administra el polifenol e, incluso, que aumenta la vida de los ratones con intoxicación alcohólica grave”.
El año pasado ya apareció un estudio en Nature que demostraba que el resveratrol mejora la salud y la longevidad en ratones obesos y en él ya se planteaba su potencial acción positiva en casos de hígado graso.
Cabe recordar, por otra parte, que el resveratrol –y, por ende, las uvas y el vino tinto consumido de forma moderada- aumenta el colesterol “bueno” (HDL), reduce el fibrinógeno, disminuye la capacidad de oxidación de las partículas LDL o colesterol “malo” y reduce tanto las moléculas de adhesión monocitarias y endoteliales como la propia adhesión funcional de estas células al endotelio (al retrasarse el paso de los monolitos al interior de la pared de las arterias se evita la aparición y progresión de la arteriosclerosis). Así se constató en una investigación desarrollada hace algún tiempo en el Hospital Clínico de Barcelona bajo el título Vino y enfermedades cardiovasculares que se publicó en Atherosclerosis y en American Journal of Clinical Nutrition Asimismo se sabe que el resveratrol es eficaz en los casos de herpes, tanto los provocados por el tipo 1 -que se da en los resfriados- como los del tipo 2 -que provoca el herpes genital-. De hecho detiene la infección en el 99,9% de los casos.