¿Combinar resveratrol y rapamicina inhibe el crecimiento de las células cancerosas de mama?

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación Lerner -dependiente de la Clínica Cleveland de Estados Unidos- dirigido por Charis Eng ha descubierto -lo explican en un trabajo que aparece en Cancer Letters- que combinar resveratrol –principio activo presente en las uvas, los cacahuetes hervidos o el vino tinto- con rapamicina –fármaco usado en el tratamiento del cáncer- inhibe el crecimiento de las células cancerosas de mama… “in vitro”. La rapamicina es un antimicótico descubierto hace 40 años que en la década de los noventa del pasado siglo XX demostró que frenaba la acción del sistema inmunitario y de ahí que se usara para evitar el rechazo de los nuevos órganos tras un trasplante. Luego se vio que inhibía el crecimiento de las células cancerosas y empezó a usarse por los oncólogos pero éstos pronto descubrirían que el organismo desarrolla resistencia a él. Pues bien, el equipo dirigido por Charis Eng asegura ahora que si se combina con resveratrol se mitiga la resistencia farmacológica que induce la rapamicina.

Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte añadiremos que se trata de un estudio “in vitro” -no se ha constatado pues que funcione ni en animales ni en humanos- y además nos extrañaría que una sustancia que frena la acción del sistema inmune ayude realmente a curar el cáncer. No tenemos en cambio nada que objetar a la eficacia del resveratrol así que ingiera usted uvas que eso sí es sano.