Sanofi Aventis, culpable de dolo en la comercialización de Agreal

 

Los juzgados de Primera Instancia nº 41 de Barcelona y nº 5 Huelva han dictado sendas sentencias sobre Agreal -fármaco fabricado y comercializado por la multinacional Sanofi Aventis para sobrellevar los cambios hormonales derivados de la menopausia- concluyendo ambos que la compañía obró con dolo incurriendo en culpa o negligencia por comercializar un medicamento “defectuoso”. Los jueces entienden que fue la falta de información del prospecto lo que provocó en muchas personas graves efectos secundarios como -entre otros- parkinsonismo, temblores, movimientos involuntarios de extremidades, depresión y/o insomnio. Por esa razón deberá indemnizar a dos mujeres que tomaron el medicamento durante varios años y hoy sufren depresión, ansiedad y movimientos involuntarios de extremidades; 17.600 euros en un caso y 6.600 euros en el otro demostrando así lo poco que nuestros jueces valoran la salud y la vida de los ciudadanos.

El juzgado onubense destaca en la sentencia que el prospecto no ofrecía ninguna mención sobre su carácter neuroléptico, ni información de los posibles efectos adversos, ni especificaba siquiera la duración del tratamiento infiriendo por ello que las indicaciones eran “insuficientes e incompletas” tanto para las usuarias como para los facultativos que tenían que prescribir el fármaco. La sentencia deja clara la negligencia del laboratorio porque la veraliprida -principio activo del Agreal– es un neuroléptico y la posibilidad de efectos adversos era pues “esperable y previsible” por lo que Sanofi Aventis “debió advertirlo en el prospecto así como precisar la duración de los periodos de toma”. Lo lamentable es que sí se advertía de todo ello en el prospecto de Agreal comercializado en Francia (se incluyó en el 2005).

“Se trata de un nuevo hito en el proceso que venimos llevando contra esa farmacéutica y esperamos que ello anime a más mujeres afectadas a sacar a la luz sus casos, manifestaría la letrada Andrea Peiró que actuó en nombre del despacho Oria, Peña, Pajares y Asociados coaligado en estos casos al Bufete Osuna de Andalucía, especializados ambos en reclamaciones por daños a la salud que han presentado ya numerosas demandas de otras mujeres en todo el país a causa de este fármaco.

Según la Agencia Española del Medicamento en el 2003 había en España unas 25.500 mujeres tratadas con Agreal así que obviamente a Sanofi Aventis todo esto no le preocupa demasiado porque entre 1999 y 2003 vendió 29 millones de cápsulas y mientras nuestros jueces valoren los daños a nuestra salud condenando al laboratorio a dar calderilla a los afectados ¡el negocio compensa!